30 de junio de 2016
30.06.2016

Feijóo censura que el "pataleo" del PSOE por las elecciones bloquee la investidura de Rajoy

El presidente de la Xunta tacha de "indigna" la denuncia presentada por los médicos por el retraso del fármaco de la hepatitis C

30.06.2016 | 02:12
Feijóo censura que el "pataleo" del PSOE por las elecciones bloquee la investidura de Rajoy

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aprovechó ayer la sesión de control en el Parlamento gallego para reprochar al PSOE su negativa a apoyar la investidura de Mariano Rajoy. La portavoz socialista, Patricia Vilán, había pregutado por los derechos de los ciudadanos en dependencia, comedores escolares o hepatitis C y afeando los recortes aplicados en los servicios públicos básicos, pero Feijóo introdujo en el debate los resultados electorales del domingo, dándole una nueva orientación al discurso, para soltarle a la diputada socialista que los españoles "tienen derecho a tener un gobierno después de seis meses de bloqueo".

Porque "hablar de derechos", dijo, también es reflexionar acerca de por qué un partido "niega" un gobierno tras unas segundas elecciones al partido, el PP, que ha aumentado en respaldo de votos y en escaños. "Comprendo su derecho al pataleo por sus resultados electorales, pero el derecho al pataleo del PSOE no debería estar por encima del derecho de los ciudadanos a tener un gobierno democrático. La diferencia entre una dictadura y una democracia es que yo nunca estaré en un gobierno que no gane las elecciones; deberían ser más moderados ", sentenció el presidente de la Xunta.

Patricia Vilán, en su intervención, puso casos concretos de personas lesionadas en sus derechos por los recortes en los servicios públicos, como una persona que murió sin haber percibido la ayuda a la dependencia, una paciente que falleció mientras esperaba el tratamiento por la hepatitis C, un niño que sufre los desperfectos en su colegio sin que lleguen las obras de reparación o un marinero del cerco al que Feijóo "ni miró a la cara" pese a estar durante semanas acampado frente a la Xunta.

"En las dictaduras también hay derechos, pero no son efectivos", dijo Vilán, quien recordó que tuvo que morir mucha gente para conseguirlos.

En su réplica, Feijóo defendió que los gallegos tienen ahora muchos más derechos que cuando gobernaba el bipartito pese que la Xunta actual tuvo que pagar 2.000 millones pendientes y además gestionar unos presupuestos con 2.000 millones menos al año. "Si prestasen atención no verían la Galicia negra que ven desde su escaño, pero me parece sorprendente que no asuman la responsabilidad de los recortes de los derechos cuando gobernaba el bipartito", soltó Feijóo.

El debate subió de tono en el cara a cara del presidente con el portavoz de AGE, Antón Sánchez, cuya pregunta de control de la Xunta estaba dirigida a la demora en el tratamiento a los pacientes enfermos de hepatitis C y a la investigación judicial que se sigue contra dos cargos del Sergas imputados. Si Sánchez soltó que Feijóo "era indigno de ser presidente" y que tenía un comportamiento "propio de matón por amenazar veladamente" a los médicos que denunciaron el retraso en la administración de los medicamentos, el titular de la Xunta respondió que con esas palabras se "retrataba la catadura moral" del diputado, "ocupado en dividir a la sociedad y destruir el país", además de calificar de "indigna" la denuncia formulada por los facultativos y asegurar que la "inmensa mayoría de los médicos" comparten su opinión.

"Cuando médicos hacen transplantes hepáticos a 100.000 euros y después dicen que se disminuye el dinero de la hepatitis C, eso es indigno", reprochó, en alusión a los miembros de la plataforma Batas Blancas que impulsaron la denuncia ante la fiscalía. "Comprendo que haya médicos, periodistas o políticos que intenten extender una idea falsa del funcionamiento de la sanidad pública, pero que un político lo haga desde la Cámara es despreciable", declaró.

Con la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, también hubo enfrentamiento. La diputada nacionalista censuró que en 2015 tuvieran que marchar 50.000 trabajadores de Galicia, a lo que Feijóo replicó que los datos no eran ciertos y que por tanto o se equivocaba o estaba mintiendo. "Se enfada porque los datos estropean su propaganda", respondió Pontón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine