Pedro Sánchez culpa a Pablo Iglesias del avance del PP: "Espero que reflexione"

El líder socialista se declara "insatisfecho" con los resultados de los comicios, pero destaca que el PSOE continúa siendo "la fuerza hegemónica de la izquierda"

27.06.2016 | 02:54
Pedro Sánhez, aplaudido por su mujer y militantes, anoche, en Ferraz. // Efe

"A pesar de las extraordinarias dificultades, de los augurios que anunciaban un fuerte retroceso de los socialistas, el PSOE ha vuelto a reafirmar su condición de partido hegemónico de la izquierda". Pedro Sánchez, líder del PSOE, expresó con esas palabras el alivio de su organización ante unos resultados electorales que, aún siendo los peores en la historia moderna del partido (85 diputados y sin ser mayoritario en ninguna comunidad autónoma), evitaron lo que más se temía en la sede de Ferraz y en el entorno del candidato: el "sorpasso" de Unidos Podemos que todas las encuestas anticipaban y que la corriente dominante de analistas políticos daban por seguro.

Sánchez salió anoche vivo del asedio de Iglesias y a él dirigió un ataque al intervenir en Ferraz para hacer la primera valoración de los resultados: "Espero que Iglesias reflexione sobre estos resultados. Tuvo la posibilidad de votar a un gobierno progresista y poner fin al Gobierno de Rajoy, pero la intransigencia y su actitud de anteponer el interés personal por encima del interés general ha permitido que mejoren los resultados de la derecha", señaló en referencia a la negativa de Podemos y sus confluencias a apoyar la investidura de Pedro Sánchez en la sesión del pasado marzo y al fracaso de las conversaciones para un acercamiento entre las dos formaciones de izquierda.

Entre aplausos



Haz click para ampliar el gráfico

El líder socialista compareció entre aplausos de los militantes reunidos en la sede madrileña y con una sonrisa contenida que resumía el sentir de la cúpula y de las bases del PSOE: insatisfacción por haber perdido nuevos apoyos (obtuvo 5,3 millones de votos, 220.000 menos que en diciembre y 85 diputados, cinco menos que entonces), pero digerida con el atenuante que supone mantenerse como "primera fuerza de la izquierda". "El PSOE lo hizo en diciembre y lo ha vuelto a hacer ahora, frente a una coalición de veinte partidos cuyo propósito principal era ocupar nuestro lugar", dijo el líder socialista en alusión a Unidos Podemos. Y añadió entre aplausos de sus correligionarios: "Este es el partido que consolidó la democracia, el partido del progreso y de las reformas. Un único partido con un único proyecto para España".

Sánchez no hizo ninguna referencia explícita a posibles pactos o negociaciones. Reconoció la victoria del PP. "Han ganado las elecciones; he llamado a Mariano Rajoy y le he felicitado", afirmó. Antes verbalizó esta reflexión genérica sobre el desarrollo de la jornada electoral y su desenlace: "Quiero felicitar a los ciudadanos, que han derrotado al cansancio y a las previsiones formuladas en las últimas semanas, y que han abierto camino para la normalización institucional".

Diversos cargos socialistas mostraron su enfado con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, por el hecho de que a la vista del resultado electoral, el PP haya aumentado su número de escaños cuando en marzo estuvo viva la opción de formar un gobierno de cambio para desbancar a Mariano Rajoy.

"¿Impedir un gobierno del cambio con presidente socialista en marzo, para esto?", se cuestionó el responsable económico del PSOE, Jordi Sevilla, en su cuenta de Twitter. Para el exministro, "la 'pinza' contra el diálogo y los acuerdos de cambio ha acabado por beneficiar a Rajoy".

La portavoz adjunta del Comité Electoral del PSOE, Isabel Rodríguez, responsabilizó a Iglesias de no hacer posible el gobierno de cambio.

"Supongo que Rajoy ya habrá llamado a Iglesias para darle las gracias", dijo Rodríguez en las redes sociales.

La comisión ejecutiva del PSOE se reúne hoy para analizar los resultados electorales. Internamente, Sánchez queda con mayor capacidad de resistencia tras haber fracasado el intento de "sorpasso" de la alianza Podemos-IU. El secretario general no hizo ayer ningún comentario público sobre su futuro político. Algunos de sus críticos o competidores internos quedan en peor condición que antes de los comicios: el PSOE andaluz de Susana Díaz resultó derrotado por el PP y a esa derrota corresponden dos de los cinco diputados perdidos por los socialistas en toda España. Otro lo pierden el PSOE valenciano de Ximo Puig y el extremeño de Guillermo Fernández-Vara, dos barones críticos

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine