El PP marca distancias en Cruces, si bien En Marea y BNG son los únicos que suben

Los populares ceden un centenar de votos, que Otero atribuye a la caída de la población y a que muchos electores "prefirieron quedarse en casa"

27.09.2016 | 03:06

"Nunca se puede estar satisfecho con los resultados, porque cuantos más votos puedan sacarse, mejor". Así de escueto se pronunciaba ayer el alcalde de Vila de Cruces, Jesús Otero, sobre los resultados electorales en el municipio. Está claro que Cruces sigue siendo un feudo del PP, que obtuvo 1.890 papeletas o, lo que es lo mismo, el 64% del total. Pero los populares pierden 105 votos en comparación con las elecciones de 2012. Otero no cree que esos votos hayan ido a parar a otras formaciones, sino que en realidad este descenso se debe "tanto a la pérdida de población como a una abstención que aumentó en comparación con 2012, ya que el domingo mucha gente prefirió irse de fiesta en lugar de acudir a votar, o quedarse directamente en casa".

En cuanto al PSOE, se mantiene como segunda fuerza, pero no puede evitar la debacle general del partido y en Vila de Cruces pierde 208 escaños. Pero también hay que pensar que esta caída no es, ni mucho menos, tan grave como la que manifestó en las anteriores autonómicas, cuando cedió nada menos que 389 papeletas (el 42%). En lo que se refiere al BNG, es uno de los dos partidos que sube en relación a 2012, junto a En Marea, que precisamente le roba su puesto como tercera fuerza política del municipio. Así, En Marea suma 280 apoyos, frente a los 269 que cosechó AGE cuatro años atrás, subiendo en cinco de las 12 mesas. El BNG, por su parte, gana 27 nuevos apoyos y aumenta su poder en las dos mesas urbanas (donde votan también los vecinos de Toiriz), además de Brandariz, Larazo, Merza y Fontao.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine