19 de septiembre de 2016
19.09.2016

"Echadnos una mano contra Rajoy"

Errejón espolea a las bases de En Marea para propiciar un cambio en Galicia que arrastre otro en Moncloa -Villares presume de aliado mientras afea al PP y Feijóo la corrupción

19.09.2016 | 01:37
Errejón, por la izquierda, Villares, Santos, Marcos Cal, Eva Solla y Xoán Hermida, ayer. // Gustavo Santos

Como una estrella del rock fue recibido Íñigo Errejón ayer en Pontevedra, donde espoleó a las bases de En Marea y apoyó a su cabeza de cartel, Luís Villares, para evitar la desmovilización y lograr no solo el cambio en Galicia, sino también en España. El número 2 de Podemos es consciente, al igual que las cúpulas estatales de PP y PSOE, de que el resultado de las elecciones gallegas marcará un punto de inflexión en la gobernabilidad del Estado, paralizada de momento. En la plaza de la Peregrina, el joven politólogo pidió ayuda para abrir una brecha y tumbar a Mariano Rajoy, actual presidente del Gobierno en funciones. "Echadnos una mano en Galicia para echar a vuestro paisano de la Moncloa y tener un Gobierno honesto y honrado", reclamó en un intenso discurso.

Galicia es un territorio donde se han gestado gran parte de los cambios políticos estatales, como el propio nacimiento de Podemos, que se inspiró en AGE. En 2009 se abrió el ciclo victorioso del PP con Feijóo tumbando al bipartito; en 2012, AGE marcó la alianza de izquierdas hasta entonces de espaldas; y en 2015, las mareas coparon tres de las siete ciudades gallegas. Feijóo podría retener la única mayoría absoluta de su partido y trasladar esa victoria a Rajoy o poner fin a su periplo.

Más intenso que los alcaldes del cambio de Santiago, A Coruña, Ferrol y Barcelona, que el sábado protagonizaron sendos mítines en Vigo y A Coruña, Errejón apeló a "la gente común" para desplazar a los poderosos e insistió en la necesidad de perder el miedo y movilizarse, pues uno de los grandes temores de la izquierda rupturista pasa por que el desánimo provoque que sus votantes se queden en casa. "Falta un empujón más. Si es difícil, nos estimula más", aseguró en referencia a las encuestas. "Hemos llegado hasta aquí y nos hemos dado el gustazo de dar una cura de humildad a los poderosos. La gente sencilla puede ganar elecciones y gobernar mejor", sostuvo ante unas 600 personas en la plaza de la Peregrina, de la que se despidió entre firmas de autógrafos, selfies y abrazos. "Su propuesta es el miedo", alertó sobre el Partido Popular y Feijóo.

Su apelación a la emoción predominó sobre las propuestas, aunque reivindicó la "decencia" de la nueva política y clamó por huir de la apatía. "No hay que resignarse al uso de las cuentas públicas como el intento de ser un prostíbulo para algunos señores del PP", espetó antes de bajarse del estrado y cerrar su visita a Galicia con un encuentro en Ourense con el alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro.

Villares también incidió en la necesidad de "rebelarse", de decir "basta ya" a las políticas del PP y reivindicó la unidad popular en un estrado que compartían Carmen Santos, número por Pontevedra de En Marea, y Marcos Cal, número 2. Ambos forman parte de familias enfrentadas en Podemos Galicia, de la que ella es secretaria xeral.

"Aunque hablemos lenguas distintas, defendemos lo mismo. Nosotros presumimos de Íñigo como ayer presumíamos de Ada Colau y esta semana tendremos a muchos más apoyando este proyecto basado en la unidad de la defensa de la gente. Otros pasean en yate o suben a escenarios con acosadores como Baltar", espetó, en alusión en el primer caso a Marcial Dorado, con quien compartió vacaciones Feijóo en los años 90. Ambas referencias no faltan en ninguna intervención del candidato de En Marea, que golpea al PP con la corrupción a diario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine