Beiras llama "androides" a los dirigentes del PP y Villares azota a Feijóo con la corrupción

Pazos afirma que la estabilidad que piden los populares es para ellos, no para el pueblo -Abalo sostiene que Marcial Dorado puede ser un "narcopresidente" de la Xunta en un gobierno del PP

18.09.2016 | 03:15
Entrada de Luis Villares y Beiras en la Praza das Pontes donde se celebró el mitin. // Santos Álvarez

"Dixen que chegaría ao mitin de En Marea en Cangas e cheguei", manifestaba el notario Pedro Riol, militante de Anova y que este verano surgió un grave percance en la playa de Rodeira que lo mantuvo varios días e la UCI del Álvaro Cunqueiro. Y llegó antes que la caravana de En Marea, que venía de Vigo de un mitin con Ada Colau, lo que obligó a Riol a atender a los muchos que se acercaron a él en A Praza das Pontes para conocer su estado de salud. En otra circunstancia hubiese estado en el palco donde guardan su turno los oradores.

Luís Villares, el candidato a la Xunta por En Marea, había estado recientemente en las misma plaza en otro acto electoral, prácticamente con los mismos compañeros de viaje, pero sin Xosé Manuel Beiras, que ayer sí estuvo en Cangas, la tierra de María Soliño, donde hace tiempo que se dejó de llorar y se alaba, como hizo Beiras, ese espíritu luchador de la mujer de Cangas. Beiras venía con la voz cansada, apenas perceptible en un espacio al aire libre. Pero todo el mundo entendió eso de que los del PP eran ignorantes: "Son androides, non seres humáns, e os androides non teñen imaxinación". No se extendió mucho Beiras, un hombre del que se espera mucho en Cangas y abundó en la idea de que el PP había convertido la mayoría absoluta en partido único. Parecía como si el cansancio hiciera mella en la caravana. Las intervenciones no eran con la garra que se esperaba. Luis Villares pareció darse cuenta y apeló al "Atila Núñez Feijóo," que había ocultado en la campaña el nombre del PP. También manifestó que si lo que decían las encuestas hace unos días de que el PP solo estaba a 4.000 votos de la mayoría absoluta, le iba a costar llegar si todos los imputados por corrupción son condenados en este tiempo.

Xosé Manuel Pazos también se refirió a Feijóo y a las palabras que mencionó el jueves el presidente en funciones de la Xunta de Galicia en el Auditorio de Cangas: "No soy perfecto, si lo fuera hubiese construido la casa en Cangas, no en Moaña". Pazos se ocupó de contestarle que hacía bien en levantar su vivienda en Moaña, porque en Cangas no lo querían. Pidió a la población que no se confundiera cuando los del PP hablaban de estabilidad de España, porque la única que quieren es la suya.

Por su parte, el candidato número 8 por la provincia de Pontevedra, Mariano Abalo, a quien Pazos elogió en su presentación, hizo referencia al narcotráfico a su relación con la financiación de algunos partidos de derecha y también al narco Marcial Dorado, del que dijo que bien podía ser "el narcopresidente de la Xunta". Era una directa alusión a la relación de amistad que Feijóo tuvo con Marcial Dorado, algo que en esta campaña no se había sacado mucho. Pero ya dijo Pazos que estaba siendo y sería una campaña dura. Abalo recordó que En Marea tuvo en Cangas el 40% del porcentaje de voto en las últimas elecciones, el más alto de toda España. Todos acabaron al grito de "¡Hai marea!".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine