Los "mensajes" a Pedro Sánchez y a Felipe González

12.09.2016 | 22:39

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, acudió ayer a Ourense con un mensaje de promesas que pivotan en el ámbito empresarial y de las infraestructuras, con el eje de la modernización como seña de identidad, así como el mensaje de que su formación política pueda ser "llave" y decidir el futuro Gobierno gallego, con la mirada puesta en el Partido Popular, al que considera, coincidiendo con las encuestas, que "será el más votado". De otras alternativas de pacto, la respuesta fue directa: "las considero inviables".

Rivera, que llegó a la ciudad procedente de A Coruña en tren, estuvo acompañado por la candidata de su partido a la Presidencia de la Xunta, Cristina Losada, y el cabeza de lista por Ourense, Carlos Vázquez, en un encuentro sectorial con representantes del sector empresarial, del comercio y los autónomos. De ahí que sus mensajes y promesas fueran en esa dirección.

El líder de C's proclamó que "si llegamos al Parlamento gallego vamos a hacer de la defensa de los autónomos y emprendedores nuestra bandera", así como impulsar una "ley de la segunda oportunidad para que el que se cae pueda volver a levantarse". Y el argumento de peso con referencia a que "igual que hemos tenido que rescatar con millones de euros a los bancos y cajas arruinadas por los políticos, cómo no ayudar a levantarse a aquellos a los que la crisis les ha llevado por delante sus negocios".

Por otro lado trasladó su compromiso con el sector empresarial de la provincia de Ourense a los representantes de los colectivos con que mantuvo el encuentro sectorial. Y añadir que su formación persigue "una apuesta en favor de los autónomos y la modernización del sector empresarial para ser más competitivos", pero deja claro que "no queremos competir con salarios más bajos o reventar los precios de nuestros productos".

Asimismo, manifestó que Ourense es "tierra de emprendedores", recalcando que los empresarios tienen un valor muy importante y ensalzando a aquellos "que día a día suben la persiana de sus negocios". Criticó con dureza a los líderes de otros partidos que "criminalizan a los empresarios, algunos de ellos gallegos, por sus éxitos", en alusión directa a las declaraciones de Pablo Iglesias sobre Amancio Ortega.

Alta velocidad

En esa misma línea, refrendó la idea de llevar a cabo una "modernización de las infraestructuras" en Ourense, con un apoyo concreto a la alta velocidad a Galicia, señalando que "forma parte del acuerdo alcanzado para la investidura con el Partido Popular", en referencia al pacto que habían rubricado ambas formaciones antes de la fallida sesión de investidura de Rajoy.

En cuanto a lo que puedan deparar los comicios del próximo 25-S, Rivera dice que "va a ser bueno que el gobierno dependa de un partido moderado, sensato y reformista como Ciudadanos". Y explicar que en estos momentos "el debate" está centrado en si el PP ganará con mayoría absoluta o "dependerá de los escaños de Ciudadanos", y descarta pactar con otras fuerzas, salvo que el PSOE remonte los 25 puntos de desventaja que dan las encuestas; entonces me callo".

Considera que para Galicia será "más sano y bueno" un control democrático al Gobierno de Feijóo a través del Parlamento, si el PP es la fuerza más votada. Y puso el ejemplo de la Comunidad de Madrid: "un gobierno en minoría del PP con el control y las exigencias de Ciudadanos desde una posición responsable".

Desde el momento de su llegada a la estación empalme, la que albergará la de la alta velocidad, Albert Rivera se convertía en una atracción electoral en un lunes al sol, de calor y con muchos curiosos que no dudaron en esperar la salida del presidente de Ciudadanos de la reunión con el sector empresarial.

En la zona de la Alameda, además de militantes y simpatizantes, muchos curiosos. La presencia de Rivera no pasó inadvertida, y eso que se limitó a poco más de tres horas. Después de tomar un café en compañía de la candidata a la Xunta y el cabeza de lista por Ourense, Rivera despachó con los representantes empresariales. Por el camino fue abordado por ciudadanos, sobre todo mujeres de todas las edades, que le solicitaban una foto, que le agradecían al grito de "¡guapo!"

Estuvo complaciente y atento, y hubo más besos que apretones de manos. Se nota que el presidente de Ciudadanos "é un rapaz ben feito", como aseguró una de las "fans" que se encontró por el camino, además de ciudadanos anónimos. Rivera tuvo tiempo de recibir el cariño de la gerente del Teatro Principal, Olga Mojón, que dejó patente su simpatía por uno de los políticos de moda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine