Un rodeo para no coincidir en Verín con Leiceaga

11.09.2016 | 02:02

Las caravanas electorales producen curiosas coincidencias que los candidatos prefieren evitar. Galicia no es un país tan grande para que durante un período de campaña dos candidatos se crucen y ayer esto mismo sucedió en Verín con los aspirantes a liderar la izquierda, igual que tuvo lugar en Lugo en 2009 entre el socialista Emilio Pérez Touriño y el que era su socio en la Xunta, el nacionalista Anxo Quintana.

Eran las ocho de la tarde y Leiceaga, cabeza de cartel del PSdeG, estaba a punto de subir al estrado mientras el autobús en que Luís Villares iba camino de la praza da Mercede para cerrar su jornada. Su camino más corto suponía pasar a unos metros de su rival y teórico compañero en una alternativa de izquierdas. Pero prefirió dar un rodeo para evitar que eso eclipsase su visita anterior a la zona quemada de Oímbra.

Allí, Villares, Beiras, Ángeles Cuña y David Rodríguez pisaron terreno quemado en la aldea de O Espiño. "Ardieron 2.000 hectáreas, pero realmente son más porque se mide sobre un terreno escarpado que supone más", apuntaba un miembro del grupo que acompañó a los miembros de la candidatura rupturista.

Villares quiso comenzar en esta provincia su primer jornada de campaña y acercarse a la prensa compartiendo viaje con los periodistas. En 1993, se escapó de casa para asistir a un mitin de Beiras, que le dedicó un "¿qué tal?". Veintitrés años después, este lo teloneó como punta de lanza para llegar a la Xunta al frente de En Marea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine