05 de octubre de 2017
05.10.2017

La marcha de jubilados gallegos se funde con la asturiana a buen paso: 6 km/h

El calor y las rozaduras no arredran a los miembros de la columna de las pensiones: "Hacemos esto por nuestros nietos"

05.10.2017 | 13:05
Marcha de pensionistas a Madrid. // E. M. Chorén

Jubilados gallegos y asturianos caminan ya juntos rumbo a Madrid. Marchan desde el domingo  en defensa de las pensiones acumulando kilómetros en las piernas mientras atraviesan tierras de Castilla y León bajo el sol y con alguna que otra rozadura en los pies. Aún así, sostiene Manuel Francisco Menéndez, jubilado de la mina que está entre los caminantes, "vamos con mucha ilusión y ánimo". Tanto que ayer la comitiva cogió carrerilla y en un momento dado alcanzó una velocidad de seis kilómetros por hora. "Tuvimos que parar un poco porque íbamos a llegar demasiado pronto a Benavente", asegura.

La etapa de ayer entre la localidad leonesa de Villamandos y la zamorana de Benavente era bastante significativa. A unos trescientos metros de la llegada los pensionistas se reunieron con la columna que también había partido unos días atrás desde Galicia. A partir de ahora caminarán juntos. El destino es el mismo. La capital española, adonde llegarán el resto de marchas de pensionistas que han partido desde distintos puntos de España convocadas por las federaciones de pensionistas de UGT y CC OO.

"Las de Castilla están siendo etapas más llanas que las asturianas, pero con mucho calor", señala Francisco de Asis, otro de los caminantes. Las razones para emprender la caminata son muchas, asegura Menéndez. Entre ellas cita que las pensiones apenas han crecido unos euros en los últimos años y que el sistema puede estar en peligro. "No hacemos esto por nosotros, lo hacemos por nuestros nietos", asegura el jubilado.

Para hoy les esperan otros 25 kilómetros para llegar a la provincia de Valladolid en otra etapa llana y soleada.




Las marchas arrancaron el pasado día 2, después de que cerca de 1.000 personas se manifestaran frente al edificio administrativo de la Xunta en Santiago para exigir cambios en el sistema de pensiones que permitan garantizarlas de cara al futuro y, además, elevarlas para evitar que vean reducido su poder adquisitivo. Desde los sindicatos se denuncia que las pensiones gallegas son las segundas más bajas, solo por encima de Extremadura, y que solo crecen al 0,25%, mientras que los precios lo hacen a más de un 2% en el año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine