La reducción de costes, Irán y los nuevos modelos llevan a PSA a beneficios récord

El grupo francés logra un resultado neto semestral de 1.256 millones con una rentabilidad del 7% - Tavares ve margen para ajustar todavía más los costes de desarrollo e ingeniería

27.07.2017 | 01:44
Vehículos del Grupo PSA en la terminal de Bouzas. // M.G. Brea

El Grupo PSA pulverizó en el primer semestre sus récords de beneficios y rentabilidad. La multinacional automovilística francesa, que hace apenas cuatro años encajaba pérdidas milmillonarias que a punto estuvieron de acabar en bancarrota, ha cosechado en estos primeros seis meses de 2017 un beneficio neto atribuido de 1.256 millones de euros (+3,6%), un nuevo máximo histórico, con una tasa de rentabilidad sin precedentes: del 7%. Detrás de este éxito están el fuerte ajuste de costes acometido por el consorcio desde la llegada de Carlos Tavares, el retorno a Irán -que ha permitido esquivar la caída de ventas sufrida en otros mercados importantes, como China- y el éxito de los últimos lanzamientos (tanto en volumen como en precio).

Tavares no dudó al achacar los resultados históricos a los nuevos modelos, "un gran éxito", pero reconoció el peso del duro ajuste de costes acometido por el fabricante francés. "Hay que evitar los derroches", justificó. PSA indicó que el coste de producción en Europa se redujo el año pasado en 467 euros por coche con respecto a 2015, y que este año lo hará en 529 euros. El consorcio ha centrado gran parte del ajuste en las etapas de desarrollo e ingeniería, y puso como ejemplo el lanzamiento del nuevo Citroën C3 en Trnava (Eslovaquia), en el que el gasto en ingeniería fue un 56% inferior al lanzamiento de la generación anterior de este vehículo, lo que permitió reinvertir esos ahorros en nuevas tecnologías.

El patrón de PSA explicó que los costes de ingeniería se han reducido de media un 30% y que aún hay margen para seguir ajustándolos en los próximos años. En ese sentido, el ejecutivo luso señaló que el peso de los salarios sobre el total de las ventas ha pasado del 12% hace dos años al 11% en la actualidad. Esa misma política de contención de gastos será la que Tavares aplicará en Opel, cuya compra espera que se complete antes de finales de año. El presidente del grupo reconoció que las sinergias de la integración con el fabricante alemán tardarán varios años en dar los resultados esperados, como ha ocurrido en la alianza Renault-Nissan.

De los 29.165 millones de euros facturados en el primer semestre (+5%), 19.887 millones correspondieron a la división de automoción, lo que se traduce en una subida del 3,6% en comparación de los primeros seis meses de 2016. Las ventas cerraron el primer semestre del año con una ligera subida del 2,3%, pasando de 1,54 millones de unidades en 2016 a los 1,58 millones de unidades en el presente curso. Por regiones, el negocio principal de la multinacional francesa sigue en Europa, donde sus ventas descendieron un 1,9% entre enero y junio, hasta alcanzar las 1,03 millones unidades vendidas, frente a los 1,05 millones de unidades del año anterior. En Latinoamérica este incremento fue del 8,5%, hasta los 96.000 vehículos.

Sin embargo, ha sido en Oriente Medio -por el retorno a Irán, que históricamente ha sido el segundo mercado mundial para la marca Peugeot tras Francia- donde las ventas de PSA experimentaron su mayor subida (+217,9%), hasta los 278.000 vehículos. Por el contrario, Asia, encabezada por China, contabilizó el mayor descenso (-48,6%) del año. "No estamos satisfechos con nuestros resultados en China", reconoció el propio Tavares. Para 2017, el grupo prevé un mercado automovilístico con un crecimiento del 3% en Europa y de un 5% en China, en América Latina y Rusia.

El presidente de PSA confía en que la ofensiva de producto (los próximos lanzamientos) dé resultados. "Esperamos un fuerte impacto de nuestros nuevos productos en los próximos meses", afirmó Tavares. En esa ofensiva jugará un papel relevante la siguiente generación de vehículos comerciales ligeros (furgonetas) desarrollada en alianza con Opel y que se fabricará en las plantas de Vigo y Mangualde (Portugal), el conocido proyecto K9.

El resultado operativo del grupo ascendió un 11,5%, hasta 1.929 millones de euros, frente a los 1.830 millones del ejercicio anterior. En el acumulado del año, el beneficio neto consolidado experimentó un repunte del 6,5%, hasta los 1.474 millones. En el primer semestre de 2016 la cifra fue de 1.383 millones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine