Reyal Urbis entra en liquidación con un pasivo de 3.572 millones

Es la segunda gran quiebra de una inmobiliaria tras la de Martinsa Fadesa

20.06.2017 | 19:48

Reyal Urbis irá finalmente a liquidación con una deuda de 3.572  millones de euros, tras cuatro años en concurso y después de que sus  acreedores, entre los que figuran Hacienda y la Sareb, hayan  rechazado la propuesta que les planteó para afrontar este pasivo. La compañía controlada y presidida por Rafael Santamaría  protagonizará así la segunda liquidación de una gran inmobiliaria  tras la de Martinsa Fadesa.

En concreto, la propuesta de convenio planteada por Reyal a sus  acreedores ha registrado la adhesión de tan sólo el 32,70% de los  mismos. Otro 37,79% ha votado en contra y el 29% restante se ha  abstenido, según informaron a Europa Press en fuentes jurídicas.

La Agencia Tributaria es uno de los primeros acreedores de Reyal  Urbis, dado que la empresa adeuda unos 400 millones a las arcas  públicas, junto con Sareb, a quien debe unos 1.000 millones, y las  principales entidades financieras. Reyal Urbis soporta un endeudamiento, sólo con los bancos, de  3.572 millones de euros, y presenta un patrimonio negativo de 3.436  millones, según datos de cierre del primer trimestre de este año.

El plan que la inmobiliaria planteó para garantizar su viabilidad  pasaba por pactar con Hacienda un plan de pago unilateral, distinto  al del resto de acreedores. A las entidades financieras, la empresa les planteó pagar la deuda  con dación de activos inmobiliarios, una oferta que, dada la  depreciación que acumulaban, supone una considerable quita.

Empresa zombi

Reyal tenía paralizada la actividad de promoción y venta de  viviendas desde que cayó en concurso de acreedores en febrero de  2013, después de que los bancos rechazaran la que hubiera sido la  cuarta refinanciación de su deuda. La compañía fue una de las grandes del sector que quebró durante  la crisis junto con Habitat, Nozar y la mencionada Martinsa Fadesa.

Además del negocio residencial, la compañía gestiona un conjunto  de hoteles y una cartera de edificios en alquiler que suman 123.000  metros cuadrados. La compañía afronta ahora su liquidación algo más de una década  después de que en julio de 2006 también protagonizara una de las  grandes operaciones corporativas registradas durante el 'boom' del  sector y apenas un año antes de que pinchara la 'burbuja'  inmobiliaria que se formó los ejercicios previos a la crisis.

En esa fecha, Reyal, firma controlada por Rafael Santamaría,  acordó la compra de Urbis a Banesto, su entonces accionista de  control. La operación se materializó mediante el lanzamiento de una  OPA por esta compañía valorada en 3.317 millones de euros, un importe  similar a la deuda con la actualmente irá a liquidación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine