16 de mayo de 2017
16.05.2017
Golpe global de la delincuencia informática

Microsoft, Rusia y China culpan a EE UU del ciberataque, que alcanza ya a 179 países

La corporación estadounidense acusa a la agencia americana seguridad de dejadez y asegura que los "hackers" descubrieron la vulnerabilidad de Windows hace meses

16.05.2017 | 12:38
Ordenadores apagados. La administración del Estado en Castilla y León suspendió ayer el servicio de internet y correo electrónico y mando apagar ordenadores. // Efe

Microsoft acusó ayer a la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés), en manos del Gobierno del Donald Trump, de haber permitido la fuga y la posterior expansión del virus "WannaCry" que continúa reptando por medio mundo y que ha contaminado a ordenadores de 179 países, 1.200 de ellos en España. El responsable del departamento legal de la compañía tecnológica, fabricante del sistema operativo Windows por el que se ha ido expandiendo la infección, Brad Smith, explicó que los "hackers" habían robado este software maligno ("malware") a la NSA a principios de este año. Y confirmó que los primeros ataques se habían registrado en España y Reino Unido. También Rusia y China acusaron a EE UU de tener un clave en la expansión de hemorragia.

Para meter más leña al fuego y alertar sobre la vulnerabilidad del sistema, el portavoz de Microsoft aseguró que esto es equivalente a que le roben un misil Tomahawk al ejército estadounidense. También recordó que la CIA había usado un software en algunos teléfonos iPhone y en televisores de Samsung para espiar a sus usuarios y convertirlos en "micrófonos encubiertos", según reveló Wikileaks.

"En repetidas ocasiones este tipo de programas que están en manos de Gobiernos han sido filtrados al dominio público y causando daños generalizados", aseguró Smith en un artículo publicado en el blog corporativo de la compañía. Y añade: "Este ataque debería de tomarse como una llamada de atención. Necesitamos adoptar un enfoque diferente y que en el ciberespacio se apliquen las mismas reglas que al mercado de las armas en el mundo físico". Según algunos expertos chinos el virus "WannaCry" está basado en una aplicación llamada "EternalBlue" (azul eterno), que fue desarrollada por la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense "para atacar ordenadores".

En una dirección muy similar disparó también el presidente ruso, Vladimir Putin. "Creo que la directiva de Microsoft ya ha señalado claramente a los servicios secretos de EE UU como la fuente primaria del virus. Rusia no tiene nada que ver con esto", aseguró. Aunque la mayoría de los ciberataques tuvieron lugar sobre Rusia, Putin afirmó que las instituciones públicas del país "no han sufrido daños importantes, ni los bancos, ni el sistema sanitario, aunque en general, no hay nada positivo en todo esto y es preocupante".

Aunque España fue el origen de la ofensiva de los ciberatracadores, el país solo contabiliza 1.200 ordenadores infectados, según la información que divulgó ayer en Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe). Este organismo asegura que "a nivel mundial se han identificado más de 230.000 equipos afectados por las diferentes variantes del virus en un total de 179 países, España ocupa el puesto número 16 del ranking de los más golpeados".

El Gobierno de China ha advertido que el virus mutó en las últimas horas, y algunos expertos apuntaron que el programa lanzado por los ciberdelincuentes es capaz de saltarse las primeras medidas de contención que se habían puesto en marcha. El director del Instituto de Estrategias en el Ciberespacio chino, Qin An, indicó que las "armas virtuales desarrolladas por EE UU recuerdan al mundo el gran daño que la hegemonía estadounidense en las redes puede causar". Según algunos cálculos, el "WannaCry" habría infectado ordenadores en 30.000 empresas o instituciones públicas, especialmente centros educativos, de este país oriental. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que precisamente está de visita en China, rechazó hacer especulaciones sobre el origen del ciberataque y descartó comentar lo ocurrido.

En Francia, el fabricante automovilístico Renault informó ayer de que se ha reanudado la actividad en "la práctica totalidad de las plantas" en las que se había decidido una suspensión total o parcial por el ciberataque que sufrieron sus sistemas informáticos. En Europa, además de la sanidad británica, el "WannaCry" ha afectado a grandes empresas en Francia y España, la red ferroviaria en Alemania o a organismos en Rusia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine