11 de diciembre de 2016
11.12.2016

La patronal metalúrgica alerta del repunte del intrusismo en las reparaciones navales

-Asime detecta casos de "competencia desleal" en Bueu, Cangas, Moaña y Sanxenxo -Denuncia que personas y "entidades" no autorizadas actúan con "total impunidad"

11.12.2016 | 03:23
Un barco con casco de madera en reparación en el astillero de Marín del Grupo Nodosa. // Santos Álvarez

La patronal gallega del metal ha detectado un "alarmante" repunte de casos de "intrusismo profesional" en el negocio de las reparaciones navales, sobre todo en la provincia de Pontevedra. Fuentes de Asime (Asociación de Industriales Metalúrgicos de Galicia) han confirmado a FARO que esta "competencia desleal", que desarrolla su actividad sin cumplir con las normativas obligadas de prevención de riesgos y salud laboral y medioambiental, está "perjudicando" a las compañías auxiliares y a los astilleros de las Rías Baixas que sí están autorizados para desarrollar este tipo de trabajos. Los puntos negros se concentran -según Asime- en las dársenas de Bueu, Cangas, Moaña, Sanxenxo y Vigo, donde esta actividad ilegal es llevada a cabo tanto por particulares como por "entidades" no autorizadas.

"Es un clamor, un escándalo; lo más grave es que muchas veces usan medios de titularidad pública o adquiridos a través de subvenciones europeas para su uso exclusivo", critican fuentes de la asociación metalúrgica. Desde Asime se insiste en que desarrollan estas actividades sin dar cumplimiento a los requerimientos legales, suponiendo un grave riesgo no sólo medioambiental sino también para la seguridad y salud de los trabajadores.

"Frente a la imagen responsable y profesional de las empresas de reparación naval que cumplen rigurosamente con los requerimientos de la actividad, han aparecido personas que con desprecio a la seguridad y profesionalidad incumplen de forma evidente y continua los requisitos más básicos para el desarrollo de la actividad. Esto perjudica significativamente la imagen del sector", advierten.

Los principales perjudicados son los astilleros especializados en reparaciones navales (en la ría de Vigo Freire, Cardama, Armada, MetalShips, A Xunqueira y Atollvic; Joaquín Castro en A Guarda; Astilleros del Ulla en Catoira y Nodosa, en Marín, entre otros) y las compañías auxiliares que les prestan servicios, que se están viendo gravemente afectados por el desarrollo de "actividades ilícitas" en el ámbito de la reparación naval, causándoles una importante pérdida de carga de trabajo y un daño significativo a la imagen de este subsector de actividad.

Ante esta situación, desde la patronal metalúrgica se demanda de las instituciones públicas, Xunta, Portos de Galicia, Inspección de Trabajo y Seguridad Social e Inspección de Hacienda, que emprendan acciones dirigidas a la vigilancia y el control del buen funcionamiento de la actividad con el debido respeto a la normativa laboral y de seguridad social, así como con las preceptivas autorizaciones y licencias. "Solicitamos que las Administraciones correspondientes actúen para evitar perjuicios graves y velen por la defensa de la competencia entre empresas y profesionales", reclaman desde la organización.

La patronal metalúrgica gallega argumenta que si no se cumple con las reglas y nadie vela por su cumplimiento, será inevitable la "pérdida de profesionales rigurosos y responsables" en el desarrollo de la actividad de reparación naval, para dar paso a un mercado "copado por ajenos a la profesión, despreocupados por los problemas en materia de seguridad, salud y medio ambiente".

Se trata de un "grave problema de economía sumergida e intrusismo profesional al que es preciso poner solución". "Es necesario que las Administraciones se impliquen en este problema poniendo los medios precisos, de una parte para evitar que puedan producirse accidentes laborales y de otra por la defensa de la competencia", insisten.

Perfiles

Asime recalca que esta actividad no controlada implica importantes riesgos para la seguridad y salud, así como riesgos medioambientales, y denuncia que en zonas tan visibles como las de Teis y A Lagoa (Vigo) se están desarrollando actividades ilegales "con total impunidad". Sobre el perfil específico de esta competencia desleal, fuentes del sector naval explican que va desde trabajadores de los propios astilleros y de empresas auxiliares en sus "horas libres" a las cofradías y personal de los puertos deportivos, que se aprovechan de estas instalaciones para realizar labores para las que no están autorizados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine