La lucha contra la desinflación y la debilidad económica

El BCE inyectará medio billón más en la economía europea para reanimarla

Draghi anuncia que la compra de deuda seguirá al menos hasta diciembre, nueve meses más de lo previsto, pero rebajará el importe desde abril - Mantiene el precio del dinero en el 0%

09.12.2016 | 02:09
Mario Draghi (d.), con el vicepresidente del BCE, Vitor Constancia, ayer, en la sede de Frankfurt. // Reuters

El Banco Central Europeo, a través de su programa de compra de deuda, seguirá inyectando ingentes cantidades de dinero a las arterias del sistema económico europeo para intentar hacerlo reaccionar y ayudarlo a salir del letargo de la crisis. El presidente de la entidad, el italiano Mario Draghi, se comprometió a extender estas compras al menos hasta diciembre, nueve meses más de lo previsto inicialmente. Serán 540.000 millones adicionales.

Aunque, eso sí, desde abril Draghi irá reduciendo la dosis a 60.000 millones mensuales (frente a los 80.000 actuales). Si no hay cambios, desde que comenzó este programa de compras (en marzo de 2015) hasta diciembre del año que viene el BCE se habrá gastado más de 2,2 billones de euros, el doble del PIB de España. Aunque el presidente de la entidad también dejó la puerta abierta a que las adquisiciones puedan seguir más allá de 2017.

En concreto, el regulador aseguró que "desde abril las compras se realizarán a un ritmo de 60.000 millones hasta diciembre o más allá si fuera necesario y, en cualquier caso, hasta que se aprecie un ajuste sostenido de la senda de inflación". Pero si de aquí a allá las perspectivas empeoran, Draghi prometió incrementar el programa "tanto en volumen como en duración".

También mantuvo sus pronósticos de crecimiento (del 1,7% para este año) y de inflación de la zona euro (del 0,2%). Para 2017 estima un crecimiento del 1,7% y una inflación del 1,3%. Para 2018 y 2019 pronosticó un crecimiento del 1,6%, en ambos casos y una inflación del 1,5 y el 1,7%, respectivamente. Pero pese a que el BCE prevé que la inflación subirá al 1,7% en 2019, Draghi dijo que este porcentaje todavía no cumple el objetivo de estabilidad de precios. El BCE define la estabilidad de precios con una tasa de inflación cercana pero por debajo del 2%.

La mayor parte de los analistas preveían que el BCE prolongaría los estímulos seis meses pero mantendría la cantidad. Al final, la entidad ha optado por un periodo más largo pero desembolsando menos dinero, una decisión de compromiso con las posturas más ortodoxas dentro del consejo de gobierno contrarias a estas compras. "Ahora los inversores se preguntan si esto marca el comienzo del proceso de salida de las compras de bonos", señaló el economista jefe de Commerzbank, Jörg Krämer.

De momento, los inversores aplaudieron ayer en los mercados la decisión del BCE. El Ibex 35, el principal selectivo de la bolsa española, cerró la sesión con un repunte del 2,06%, el mejor porcentaje de entre los grandes parqués europeos. El resto de mercados también celebró la decisión, aunque con repuntes más modestos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine