La venta de las centrales gallegas de Ferroatlántica pone en riesgo unos 400 empleos

El personal asume que sin hidroeléctricas, las plantas de ferroaleaciones de Cee y Dumbría se clausurarán

25.10.2016 | 02:15

Los contactos que el grupo Ferroatlántica mantiene con grupos de inversores interesados en hacerse con su división de energía han hecho saltar todas las alarmas entre los cerca de 400 trabajadores que emplean, entre indefinidos y eventuales, las fábricas de ferroaleaciones de Dumbría y Cee y las seis centrales hidroeléctricas construidas en los ríos Xallas y Grande.

El comité de empresa alerta de que si esos saltos de agua son vendidos a un tercero, las factorías dejarán de ser competitivas y se verán abocadas al cierre. El portavoz del comité, Alfonso Mouzo, advierte de que la Xunta tiene en su mano paralizar la venta, que la empresa niega haber decidido de momento, ya que las concesiones hidroeléctricas del grupo Villar Mir fueron declaradas de interés público y, por lo tanto, su la actividad está vinculada a la de las ferroaleaciones.

"Hay sentencias del TSXG [Tribunal Superior de Xustiza de Galicia] y del Supremo que reconocen que ambas ramas constituyen una sola actividad productiva, pero la Xunta puede modificar la concesión, que es suya, y facilitar el proceso. Por eso queremos que Feijóo nos garantice que no lo hará", dice Mouzo. Por eso la plantilla intenta desde el pasado día 10 conseguir una entrevista con el presidente de la Xunta, para arrancarle este compromiso, y como no ha obtenido respuesta, hoy se plantará ante los edificios de San Caetano para exigir una respuesta.

Los empleados tienen prisa por escuchar la postura del Gobierno autonómico porque el jueves tienen cita en Madrid. El presidente del grupo Ferroatlántica, Pedro Larrea, les ha convocado para darles respuestas sobre el proceso de venta y quieren conocer antes las intenciones de la Xunta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine