Caramelo quiebra y encara su desaparición

El cierre afecta a 169 trabajadores, 79 en Galicia. En total, prescindirá de 61 empleados de su plantilla de fábrica y de 18 en tiendas ► La firma textil, nacida en A Coruña en los años sesenta, no ha conseguido superar sus pérdidas a pesar de la apertura de nuevas tiendas y el relanzamiento de la marca tras solicitar el concurso de acreedores

26.10.2016 | 10:42
Expositor de Caramelo durante una feria de la moda en Florencia. // Caramelo

La histórica firma Caramelo cierra sus puertas. La empresa textil ha comunicado su liquidación, que afecta a casi 180 empleados en toda España. Todos los puntos de venta serán cerrados. La compañía, controlada por el grupo Inveravante de Manuel Jove, no ha podido superar la profunda crisis que la llevó a presentar un concurso y que, tras una profunda reestructuración, superó en 2014

Su cierre afecta a 169 trabajadores, de los que 79 de ellos están empleados en Galicia. De la plantilla en la comunidad gallega, están afectados 61 empleados vinculados a la central y la fábrica, 14 a tiendas y cuatro en corners de El Corte Inglés. El total de la plantilla se divide en 70 vinculados a central y fábrica, 38 en tiendas y 70 en cornes, tal y como destacan fuentes de la compañía. 

Al cierre del pasado 2015, Caramelo mantenía con Sodiga, el brazo inversión en capital riesgo de la Xunta, una deuda de 371.800 euros, según figura en el balance de la sociedad pública. Antes del concurso de acreedores, el Gobierno gallego llegó a controlar el 7,5% del capital de la textil. El desembolso de la Xunta por los títulos alcanzó los 3,2 millones de euros. A eso hay que sumar los 15 millones que mantuvo en el crédito participativo que también se esfumó tras el concurso.

Hay que recordar que con la liquidación de Caramelo se va la firma Antonio Pernas. El grupo fundado por el conocido diseñador coruñés fue adquirido en 2005 y se integró paulatinamente en la gestión de Caramelo.

Plantilla

La empresa contaba el marzo del año pasado con 110 empleados, cuando relanzó su plan de expansión. Acababa de cerrar 2014 con una facturación de 13 millones y cumplía un año de su salida de la suspensión de pagos en una nueva sede, una nave del polígono de Vío (Arteixo) con 4.000 metros cuadrados de superficie y un renovado equipo directivo que pretendía recuperar la esencia de la marca, el producto de calidad que le dio fama y proyección internacional.

A la cabeza de Caramelo estaba desde 2012 el exdirector de Marks &Spencer para España y Portugal, Enrique Fernández del Riego, y José Luis de la Fuente. Ellos se encargaron de la última reestructuración de Caramelo, la que le llevó a cerrar 70 tiendas, aplicar un segundo ERE de 180 empleados en una firma que llegó a rozar los 800 trabajadores y que despidió a otros 237 en 2009. El plan, que le llevó a solicitar el concurso de acreedores en 2013, era reducir capacidad para lograr un equilibrio financiero en 2015 y consolidarse en 2016. Pero no funcionó.

La firma textil asegura en un comunicado que ha hecho "todo lo posible" para intentar recuperar la senda de la rentabilidad una vez que pudo superar el concurso de acreedores en 2014. Entre las medidas que cita la empresa figuran la apertura de nuevas tiendas o el relanzamiento de la marca, además de la búsqueda del equipo directivo que "mejor encajase con la realidad de la empresa". "A pesar de ello, Caramelo no ha conseguido superar las pérdidas de los últimos ejercicios, viéndose abocada a la liquidación", indica la empresa.

Caramelo argumenta que su actividad se ha visto "seriamente dañada por la profunda crisis de consumo que ha afecta a toda Europa y, de forma particular a España, mercado al que la empresa ha estado excesivamente expuesta en los últimos años".

Tras la solicitud de liquidación por parte de Caramelo, corresponde ahora al juzgado decidir las siguientes fases del proceso legal para la misma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine