Portugal se ofrece a varios fabricantes de coches asiáticos para acoger una factoría

El nuevo clúster luso contacta con multinacionales de China, India y Corea, que tienen una menor presencia en Europa - Apuesta por mantener los costes para captar esta inversión

16.10.2016 | 01:57

Objetivo: una tercera fábrica de coches que complemente las producciones del Grupo PSA en Mangualde y Volkswagen en Palmela (Setúbal) y fortalezca toda la cadena de valor de la industria de automoción en Portugal. El nuevo clúster luso de motor, Mobinov, que integra tanto a fabricantes de vehículos (ACAP) como de componentes (Afia) del país vecino y que cuenta con el apoyo público de Lisboa, está colocando a Portugal en el mapa de posibles inversiones de los grandes constructores asiáticos de automóviles. El norte del país, por sus condiciones logísticas y de costes y por la presencia de un ecosistema de proveedores consolidado, sería la zona ofrecida por Mobinov para acoger esta nueva inversión.

La captación de un tercer constructor de automóviles es una vieja aspiración lusa que arrancó ya en 1995 con la apertura de la planta de Autoeuropa (Volkswagen), pero que hasta la fecha no ha sido posible. El nuevo clúster luso, respaldado por PSA y Volkswagen, ha recuperado ese proyecto y ya ha iniciado gestiones con el foco puesto en los constructores asiáticos. "En este momento, los fabricantes europeos y norteamericanos de coches ya tienen suficiente capacidad instalada en Europa como para no tener que hacer inversiones en fábricas durante mucho tiempo", razona Tomás Moreira, presidente de Afia, en declaraciones al periódico luso Dinheiro Vivo. "En contrapartida, los fabricantes asiáticos que aún tienen poca presencia en Europa son nuestros potenciales inversores: China, Corea e India", reconoce.

Portugal compite por esta nueva inversión con los países de Europa del Este, donde ya hay varias fábricas de capital asiático, como las de Hyundai y Toyota en República Checa y KIA en Eslovaquia, y con Marruecos, que está emergiendo como un potente polo automovilístico por costes y su proximidad tanto a Europa como a África, con las plantas de Renault en Tánger y Grupo PSA en Kénitra como cabezas tractoras. Mobinov apela a la existencia de una red de proveedores, industrias auxiliares y a las infraestructuras como principales argumentos para captar esta posible inversión, pero reconoce que la contención de costes salariales es vital. "En el sector se trabaja con grandes volúmenes y márgenes muy apretados: por un 1% se pierde un proyecto: cualquier subida en energía, tasas e impuestos agrava la situación", aduce Moreira.

En la carrera por la tercera gran fábrica de coches de Portugal, Mobinov, que imita el modelo de Ceaga (Fundación Clúster de Empresas de Automoción) en Galicia, apuesta por el norte de Portugal como primer emplazamiento por varias razones. La principal, porque en esa zona hay una mayor concentración de fabricantes de componentes por su proximidad a las plantas del Grupo PSA en Vigo y Renault en Palencia y Valladolid. De hecho, esta región ha captado en el último año y medio más de una veintena de nuevos proyectos de la industria de componentes, con una inversión que supera los 350 millones de euros. Pero también por cuestiones logísticas, al hallarse entre dos grandes puertos (Oporto y Vigo) y aeropuertos (Sa Carneiro y Peinador).

Mobinov considera que hay oportunidades, y pone como ejemplos al gigante hindú Tata Motors, propietario de la británica Jaguar Land Rover, y al constructor chino Geely, dueño de la marca sueca de vehículos premium Volvo, al frente de cuyas plantas se encuentra ahora el vigués Javier Varela Sobrado.

Apuntalar el sector

La llegada de una tercera fábrica catapultaría la producción de coches en el país. Portugal cuenta en la actualidad solo con dos grandes fábricas (España tiene nueve): PSA-Mangualde, que fabrica las actuales Berlingo y Partner y que en 2018 compartirá el lanzamiento del proyecto K9 (la próxima generación de furgonetas de PSA y Opel) con Balaídos, y Volkswagen-Autoeuropa, que produce modelos como el Eos, Scirocco, Sharan y Alhambra, y que el próximo año lanzará un nuevo SUV basado en la plataforma del Polo. De hecho, el 83% de la producción de las industrias lusas componentes (unas doscientas empresas, la mayoría situadas al norte de Oporto) se exporta, siendo España su principal destino.



Haz click para ampliar el gráfico

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine