BorgWarner ubica en la planta de Zamáns su centro mundial de I+D en sistemas de emisión

El gigante estadounidense emplea a 598 trabajadores y mantiene una de las primeras unidades mixtas de investigación con la Xunta

15.09.2016 | 01:35
Imagen del nuevo centro de innovación y oficinas de la multinacional BorgWarner en Zamáns. // José Lores

La multinacional norteamericana BorgWarner ha decidido ubicar en su planta de Zamáns (Vigo) el centro mundial de innovación y desarrollo (I+D) de su división Emissions Systems (sistemas de emisión), según destacaron ayer los promotores de la Business Factory Auto. El gigante estadounidense, que solo en Zamáns emplea a 598 trabajadores e inauguró el año pasado una nueva megaplanta en Portugal, fue una de las primeras empresas extranjeras en participar en las unidades mixtas de investigación incentivadas por la Xunta.

La compañía, especializada en el diseño, desarrollo y fabricación de componentes para los sistemas de emisión de vehículos (como los módulos EGR, tubos y coolers EGR, entre otros), finalizó recientemente las obras de su nuevo edificio de ensayos y oficinas. La empresa había adquirido una nave anexa a sus instalaciones en la carretera de Zamáns (cerca del Polígono de A Pasaxe), que ha sido reformada y ampliada para acoger en sus dependencias oficinas y laboratorios para testar productos, como adelantó este diario el pasado mes de julio.

BorgWarner Emissions Systems, líder mundial en fabricación de módulos de recirculación de gases de escape (EGR) para los motores diésel, que reducen las emisiones de NOx (óxido de nitrógeno), pilota una de las primeras unidades mixtas de investigación con centros tecnológicos con el fin de reforzar la posición del complejo vigués como sede mundial de la división Emissions Systems del grupo estadounidense. BorgWarner, cuyos orígenes como compañía se remontan a 1967 (primero como Ensa y después como Dayco Ensa y Dytech Ensa, ya con capital extranjero), es uno de los fabricantes de componentes en Galicia que más invierte en innovación y desarrollo, lo que llevó en 2010 al gigante norteamericano BorgWarner a comprar las plantas de Zamáns, Valença de Miño y Faridabad (India), cuya dirección estaba en Vigo.

Ya bajó el mando americano, y debido a la creciente demanda de sus productos para reducir las emisiones de los motores diésel por la aplicación de normativas cada vez más restrictivas (como la Euro6), el grupo decidió trasladar la actividad de Valença de Minho a una fábrica nueva más grande y en propiedad en el parque empresarial de Lanheses (Viana do Castelo), con una inversión de unos 25 millones de euros. La planta viguesa, que la semana pasada recibió la visita de una importante delegación norteamericana, acaba de firmar el nuevo convenio colectivo con una vigencia de cuatro años tras un conato de huelga que no llegó a realizarse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine