Francisco Fernández de Ana Magán: "Recibimos apoyo de oncólogos para alimentos de pacientes de radioterapia o quimioterapia"

"El problema es ser capaces de vender productos que la gente no conoce"

08.06.2016 | 04:55
El doctor Magán cerró el turno de exposiciones en el foro. // M. G. Brea

Hifas da Terra es la empresa más veterana de las que participaron ayer en el foro de FARO. Se creó en 1999 con tres personas, y cuenta a día de hoy con 70 trabajadores. Factura cinco millones de euros, aunque su valor de mercado multiplica por tres esta cifra. Está centrada en la aplicación de la micología a la salud y el medioambiente, como destacó ayer el director de I+D de la empresa, Francisco Fernández de Ana Magán. Trabaja en países como Francia, Suiza, Reino Unido, Portugal, Noruega, Italia, Estados Unidos, Chile y China. Una de las aplicaciones que desarrolla Hifas da Terra con las setas es su aplicación para pacientes oncológicos, tanto en materia de alimentación como en cremas. "Tenemos un equipo de oncólogos asociados para apoyarnos", contó Magán, quien explicó que este producto natural ayuda a las personas que reciben tratamiento de radioterapia y quimioterapia por sus beneficios para el tracto digestivo y la reparación de la piel por quemaduras (la parte cosmética está en desarrollo).

La empresa fue pionera en el término micoterapia, y sus productos gozan de "gran aceptación". Las setas ya ayudaron al bacteriólogo Alexander Fleming a descubrir la penincilina -la especie del género penicillium-, e Hifas da Terra cultiva los hongos tanto para innovar en nuevos productos como para comercializarlos en mercados gourmet (como chocolate), en sacos o en troncos inoculados de setas para producir en casa. "Tenemos producción propia, lo que nos garantiza la calidad", explicó el responsable de I+D. Su plantación, que reposa a la sombra de castaños en Bora (Pontevedra), lo que provisiona a la firma de castañas, otro negocio en auge en la Unión Europea.

"No damos abasto", constató Magán, y explicó que la necesidad de elevar producción ha empujado a la sociedad a estudiar el cultivo en biorreactores. Es tan potente el poder de los hongos que incluso han trabajado en la reparación de suelos contaminados por hidrocarburos o metales pesados. Entre los futuros proyectos de la biotech pontevedresa, su aplicación para técnicas oncológicas o el síndrome metabólico. ¿Un reto solventado? La falta de un equipo de ventas profesionalizado. "El problema es ser capaces de vender productos que la gente no conoce".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine