Acuerdo de libre comercio con EEUU

"El TTIP buscará no bajar los estándares laborales europeos", afirma un delegado de la UE en Vigo

Jochen Müller sostiene que en la negociación del acuerdo "calidad prima a velocidad" y el respeto a las "líneas rojas"

01.06.2016 | 14:55

El analista político de la Representación de la Comisión Europea en España y experto en el acuerdo sobre el Tratado de Libre Comercio entre la UE y Estados Unidos (TTIP), Jochen Müller, ha mantenido que, en lo relativo a este convenio, "la calidad prima a la velocidad" y si no se consigue "un acuerdo ambicioso, equilibrado, que respete las líneas rojas" europeas, no lo firmarán.

En declaraciones a los medios en Vigo, ha reconocido que el objetivo es finalizar la negociación a finales de este año, una meta que considera "posible" pero "complicada también", ya que Estados Unidos y Europa tienen "todavía posiciones bastante alejadas en varios puntos". "Demuestra también que estamos defendiendo los valores y manera de hacer" europea, ha mantenido.

Así las cosas, ha señalado que si se tarda "uno o dos años más" en acabar el acuerdo "no pasa nada", si bien espera que pueda ser este año, antes de que se produzca el cambio en el gobierno estadounidense. "Porque quién sabe quién viene en EE.UU. como nuevo presidente y porque la nueva administración siempre pierde tiempo y el acuerdo es necesario cuanto antes", ha agregado.

En relación a ello, Müller, que ha manifestado que espera que "los americanos se muevan" y pueda haber un mayor acercamiento, ha explicado que sellar este acuerdo es importante porque "cooperar en la regulación y poner los estándares hoy es mucho mejor que dentro de 30 años --estar-- obligados a correr detrás de los estándares que imponen los demás --China, India, etc.--".

"Tenemos que hacer algo hoy para que los demás nos sigan a nosotros y no nosotros a ellos en el futuro, que va a ser a la baja; y mantener nuestros estándares", ha remarcado; un contexto en el que ha indicado que Europa necesita contar con un socio como EEUU, "con el que, aunque con diferencias, --comparte-- maneras de hacer y valores".

En todo caso, ha reiterado que su intención es llegar a un acuerdo "sin bajar los estándares laborales, medioambientales y fitosanitarios europeos"; y de hecho ha asegurado que Europa va a mantener "el principio de precaución: Demostrar que algo no es dañino antes de vender el producto en Europa".

Desmentir mitos

En este marco, Müller ha aseverado que entorno al TTIP se han generado mitos que son "falsos", como que con este tratado los ciudadanos europeos van "a estar inundados por pollo tratado con cloro, con carne hormonada...". "La legislación europea no va a cambiar, hoy está prohibida la carne tratada con hormona y va a estarlo después de la firma", ha sostenido.

Igualmente, ha mencionado el 'fracking' --fractura hidráulica para la extracción de hidrocarburos--, sobre el que se dice que el TTIP abrirá la puerta a "tenerlo en toda Europa", pero ha subrayado que este tema "ni siquiera es competencia europea", sino una cuestión de las naciones. "Esto no forma parte del TTIP, y el que lo dice, miente".

Críticas a los que se oponen

En esta línea, el representante europeo se ha mostrado crítico con aquellos colectivos que están "en contra de algo que está en vías de negociación". "¿Cómo puedes estar en contra de algo que todavía no existe? Estamos en plenas negociaciones", ha incidido.

No obstante, sí que ha comentado que entiende que haya preocupaciones, condiciones y líneas rojas, si bien ha defendido que el objetivo de este acuerdo es "crear oportunidades para empresas sin bajar estándares laborales, medioambientales y fitosanitarios".

"El 90% del crecimiento en el mundo en los próximos años será fuera de Europa, por lo que primero tenemos que preguntarnos, *queremos participar en ese crecimiento las empresas europeas o encerrarnos en nosotros?", ha cuestionado, antes de añadir que "si la respuesta es afirmativa --hay-- que buscar acuerdos comerciales y hacerlos de la mejor manera posible".

Beneficios para pymes

Müller ha hecho hincapié en que a través de este tratado la Comisión Europea busca "ayudar a las empresas, en primer lugar a las pymes", tanto a aquellas que todavía no exportan para que puedan "dar el salto" al mercado americano, como a las que ya exportan para que puedan "crecer" en este mercado.

Todo ello, ha explicado, se conseguirá a través de bajadas de aranceles, que "en algunos sectores aún son muy altos"; y con una mayor cooperación regulatoria, evitando dobles inspecciones, trabas administrativas, procesos de aduanas, etcétera.

En lo relativo a Galicia, ha apuntado que los sectores que podrían salir más beneficiados con este acuerdo son las empresas del petróleo y sus derivados; del textil, que "no son sólo Inditex"; de la agroalimentación, vinculadas a productos como el vino, marisco, hortaliza, fruta...; y del automóvil.

En este contexto, también propone llegar a acuerdos para evitar que las pymes tengan que hacer pruebas y ensayos por duplicado para exportar a Estados Unidos. "*Por qué no reconocemos mutuamente los resultados de nuestros ensayos respectivos?", ha propuesto, antes de señalar que así se podría "ahorrar tiempo y mucho dinero" y facilitar a las pymes la venta.

Finalmente, en cuanto a los arbitrajes, ha comentado que lo que se pretende es "mejorar el sistema actual". Así, la apuesta europea pasa por un tribunal abierto, público, con recursos y jueces, "que funcione prácticamente como el Tribunal de La Haya"; y por delimitar los arbitrajes a los casos de discriminación y expropiación.

Estas declaraciones las ha realizado con posterioridad a una conferencia que ha dado este miércoles en la Cámara de Comercio de Pontevedra, Vigo y Vilagarcía de Arousa, en la que han participado empresarios y directivos de pymes gallegas. Se trata de un acto enmarcado en las actividades que la Comisión Europea está llevando a cabo para acercar el TTIP al público, sindicatos y empresarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine