La Audiencia de Pontevedra anula otras dos nuevas cláusulas hipotecarias por abusivas

Una prohibía al cliente hipotecar, gravar, vender o arrendar el inmueble sin el consentimiento del banco - La otra se refiere al cálculo de los intereses

11.05.2016 | 02:08

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha vuelto a emitir una sentencia que resulta clave en la defensa de los derechos de los consumidores frente a posibles prácticas injustas del sistema bancario al declarar, por primera vez, abusivas dos cláusulas incluidas en un préstamo hipotecario. Concretamente, anula dos cláusulas que incluyó el Banco Popular en un contrato de préstamo cuyo contenido fue denunciado por dos pontevedreses ante el juzgado de lo Mercantil número 2 y ahora confirma su nulidad la Audiencia.

Según informó ayer el TSXG, la primera de las cláusulas cuestionadas, es relativa al cálculo de los intereses tomando como base de la liquidación el año comercial de 360 días. La sala entiende que tal estipulación carece de justificación: "Que en el momento de la liquidación del saldo pueda tomarse como base el año comercial de 360 días y en cambio se utilice el mes natural para el cálculo del devengo de intereses, 31 o 30 días, constituye una práctica que genera un desequilibrio importante e injustificado en los derechos y obligaciones de las partes que perjudica siempre a la misma", en este caso el consumidor, concluyen los magistrados.

Con respecto a la segunda cláusula que se ha estudiado en este recurso de apelación, en ella se cuestiona la prohibición al cliente de hipotecar, gravar, vender o arrendar el inmueble sin el consentimiento del prestamista. Para los magistrados, "esa prohibición o limitación a cualquier negocio que implique la transmisión de la posesión, incluyendo ahora también el arrendamiento en cualquier circunstancia, así como la facultad de hipotecar, gravar o enajenar, es tan genérica y absoluta, e implica una cercenación tan relevante de las facultades que integran el dominio que provoca, en beneficio exclusivo de la prestamista y en perjuicio exclusivo del prestatario, un claro desequilibrio en los derechos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine