La flota viguesa de altura busca encargar entre "cinco y seis" buques antes de 2020

Arvi admite que la renovación de los barcos que faenan en terceros países es ineludible y apuesta por Navalia como el "marco idóneo" para llegar a acuerdos con los astilleros

26.04.2016 | 02:22
Conde (i.), García Costas (2d.) y Freire (d), con responsables de Abanca, ayer, en la presentación. // A. Irago

"Ya hemos desguazado demasiado, tenemos que recuperar el tiempo perdido". El presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo (Arvi), Javier Touza, reconoció ayer en el transcurso de la presentación de las jornadas técnicas de la sexta edición de Navalia (que se celebrará del 24 al 26 de mayo con 500 expositores) que la renovación de la flota gallega de altura que faena en caladeros de terceros países a través de empresas mixtas es ineludible y que ya hay negociaciones en marcha para encargar entre "cinco o seis" buques antes de 2020, alguna de los cuales ya se ha materializado (en alusión al arrastrero congelador para Malvinas que Nodosa está construyendo en Marín, como avanzó FARO en exclusiva). Touza apostó por la feria naval de Vigo como el "marco idóneo" para llegar a acuerdos con los astilleros y cifró en entre 80 y 90 nuevos buques las necesidades de la flota europea en los próximos veinte años.

Touza advirtió en presencia del conselleiro de Economía, Emprego e Industria (Francisco Conde), del presidente de la Cámara de Comercio de Vigo y del astillero Barreras (José García Costas) y del de Aclunaga (Marcos Freire) que la flota viguesa está perdiendo terreno a pasos agigantados frente a los países asiáticos, de forma que ya solo representa el 0,5% de las capturas a nivel mundial (cuando antes de la entrada de España en Europa representaba dos tercios de toda la flota europea) y que la media de edad de los buques supera ampliamente los treinta años, por lo que es "urgente" abordar su renovación para seguir siendo competitivos.

El presidente de Arvi destacó los avances en materia de diseño, procesamiento y paletización del pescado que se han extraído de proyectos de innovación como Aralfutur y calculó que en dos o tres años los armadores vigueses tendrán necesidad de encargar entre "cinco o seis" buques que, siguiendo las tendencias generales del mercado, serán más grandes (la media de esloras ha pasado de los 56 metros de hace treinta años a casi cien en la actualidad), más potentes y respetuosos con el medio ambiente y eficientes. Touza apuntó que la celebración de Navalia -del 24 al 26 de mayo- será un punto de encuentro "idóneo" para que armadores y astilleros se sienten y puedan llegar a acuerdos. Y añadió que en la feria presentarán un nuevo proyecto de innovación, bautizado como GasProtect, que consiste en el diseño de un buque de altura propulsado únicamente por GNL (gas natural licuado).

Sobre las necesidades de los armadores, el presidente de Aclunaga, Marcos Freire, señaló que "hay muchas posibilidades (de llegar a acuerdos) y podremos profundizar en ello en Navalia". Y el de Navalia, José García Costas, recordó que este certamen es un "escaparate" que sirve a los astilleros e industria auxiliar para mostrar sus capacidades "ante los competidores, los clientes y los proveedores". El conselleiro Conde subrayó por su parte que el naval ha sido capaz de "cambiar el rumbo" tras unos años "complicados" y que su futuro pasa "por la innovación y por la diversificación" como "el único camino al éxito". La feria acogerá casi medio centenar de ponencias en donde la eficiencia energética, la construcción naval del sector pesquero y la energía offshore serán los temas clave.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine