De Guindos ejemplifica con el motor vigués la capacidad de España de captar inversión

-"En el automóvil y las manufacturas se percibe el factor competitivo", valora el ministro -Calcula en 15.000 millones el ahorro derivado de la depreciación del petróleo y el euro

16.12.2015 | 03:15
En primer término, la ministra Ana Pastor, Elena Muñoz (PP de Vigo), el ministro Luis de Guindos y el presidente de la patronal de Pontevedra, Jorge Cebreiros, a su llegada a la sede de la CEP. // Adrián Irago

En abril de 2012, poco después de coger la cartera del Ministerio de Economía, Luis de Guindos acudió a una cumbre del Fondo Monetario Internacional (FMI) y se convirtió en protagonista. El organismo determina a través del llamado ejercicio de alerta temprana (Early Warning Exercise, EWE)), cuál es el mayor riesgo para la economía mundial en un momento determinado. "El primero era España", confesó ayer el ministro en una visita exprés a Vigo. Ahora, como destacó en una ponencia en la sede de la patronal de Pontevedra, el país "se percibe ya como seguro". Y prueba de ello es el "flujo de inversión directa que atraen sectores como la automoción de Pontevedra y la industria manufacturera", que destacan por su "factor competitivo". Tanto la adjudicación del proyecto K9 para PSA Peugeot Citroën Vigo -al margen de otros modelos que puedan llegar- como la facturación récord de las empresas pesqueras ejemplifican ese interés de los inversores en la industria local.

De Guindos, que fue introducido en la ponencia por la ministra Ana Pastor, identificó tres factores externos que influirán -o lo han hecho ya- en la economía española. El primero es el desplome del precio del petróleo que, sumado a la depreciación del euro frente al dólar, conllevará un ahorro de "entre 15 y 17.000 millones" a España en la factura energética y las exportaciones. Un "viento de cola" que, en caso de virar a corto plazo, deberá suplirse con "una mayor integración" de la UE.

En segunda instancia mencionó la subida de tipos de la FED (Reserva Federal), que "con una probabilidad del 80%" anunciará hoy una subida de tipos. "Lo importante", dijo, "es si es un anticipo de que pueda haber cuatro subidas más en los próximos trimestres", algo que calificó como "bueno" por ser "una vuelta a la normalidad" al dejar de utilizar la muleta de la política monetaria para superar la recesión. Por último, el "crecimiento mediocre" del comercio mundial, principalmente a causa de mercados emergentes como China o Brasil.

Luis de Guindos valoró el hecho de que España ya no necesita de "una burbuja de crédito e inmobiliaria" para crecer y crear empleo, si bien reconoció -a preguntas de uno de los asistentes- que hay un "problema de temporalidad" en el mercado de trabajo. El ministro, que puso en valor tanto la reforma laboral como las medidas fiscales asumidas por el Ejecutivo, incidió en la necesidad de "perseverar en las políticas económicas y no revertir" medidas como la reforma laboral. "España puede tener ahora tres o cuatro años muy buenos", aunque "todavía es vulnerable" por el alto desempleo y el elevado endeudamiento. Solo en 2016 el Tesoro tendrá que renovar 240.000 euros de deuda, por otros 160.000 del sector privado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine