Los fondos llaman a la puerta de las pesqueras gallegas

Los expertos avanzan más operaciones como la de Portobello e Iberconsa y concentraciones entre las principales empresas

19.11.2015 | 02:34
Expositor de Iberconsa durante la última edición de la feria de Conxemar. // Ricardo Grobas

El Grupo Iberconsa alcanzó en 2014 unos ingresos de 180 millones de euros, un 23,5% más que el ejercicio anterior y un 41,7% más que en 2012. La gestora de fondos Portobello Capital ultima su entrada en el accionariado, pero no es la única operación de grandes inversores en el sector pesquero gallego. Y, a tenor de la opinión de los expertos, no será la última.

La entrada de grandes fondos o gestoras de capital riesgo se ha postulado como la única oportunidad que tienen las pesqueras gallegas para expandir su negocio y mercado sin recurrir a la ventanilla del banco. En pleno proceso de desapalancamiento del sector privado, y pasado el escarmiento de la doble recesión, obtener cien millones de euros (es un ejemplo ) a cambio de ceder la mayoría accionarial en la empresa se presume, a corto plazo, como un mal menor. Esta es la estrategia por la que ha optado Ibérica de Congelados SA (Iberconsa), tercera pesquera de España por volumen de facturación, que prepara la entrada en su accionariado de Portobello Capital. A falta de los resultados de la due diligence -una auditoría exhaustiva que se realiza en operaciones de compra-, la operación dará a Portobello el 55% del capital social e Iberconsa podrá "abordar nuevos proyectos", como explicó a FARO su director general, Alberto Freire. Pero esta no es la única operación que prepara el fondo en Galicia y, según los expertos, busca más empresas donde invertir en la Ría de Vigo.

¿Por qué? "Hasta hace un par de años los grandes inversores internacionales no arriesgaban su dinero si no obtenían un retorno de dos dígitos", explica un consultor experto en el sector. Ahora se están cerrando operaciones que ofrecen una rentabilidad (Return On Equity, ROE, en el argot financiero) de entre el 5 y el 7%. Y el sector pesquero, sobre todo las firmas de referencia, ofrecen al inversor una entrada continua de dinero en la caja, a pesar de que sus márgenes son muy escasos. De ahí la apuesta no solo de Portobello por Iberconsa, sino también de la firma italiana Bolton Group por Calvo o Conservas Garavilla. Esta última adquisición, que otorgará a Bolton el "control exclusivo" de la compañía asentada en O Grove, ya ha sido aprobada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) al no apreciar riesgos derivados de la concentración.

Los expertos coinciden en que no se trata de "inversiones especulativas", sino que los fondos inyectan dinero en la empresa, obtienen una rentabilidad que no ofrece a día de hoy ninguna entidad financiera -por poner un ejemplo, ya que los tipos continúan en mínimos- y "aportan a la empresa un nivel de profesionalización" del que carecen algunas firmas gallegas. No es el caso de Iberconsa. "Alberto Freire continuará con todo su equipo. Ahí hay gente que vive por esa empresa, y de ahí sus resultados". El propio Freire manifestó a FARO el "orgullo" que sentían porque una gestora de fondos como Portobello haya confiado en la pesquera de la parroquia viguesa de Teis. Los inversores sitúan a hombres de su confianza en el consejo para vigilar la gestión y su inversión, pero no asumen los mandos ejecutivos.

Y el interés del capital extranjero en empresas gallegas del sector no se queda ahí. El gigante China Resources Holding, que posee ya empresas de alimentación, financieras, farmacéuticas o energéticas, también espera a la due diligence para adquirir la conservera viguesa Hijos de Carlos Albo. La operación, que en este caso no ha pasado por la CNMC, todavía está pendiente de cerrarse. El capital chino, por último, también ha mostrado su interés en Interatlantic Fish, la mayor trader de pescado de España, que tiene su sede en la calle Colón de Vigo. En este caso aspiran a la compra de la totalidad de la empresa, aunque las conversaciones han sido por ahora solo preliminares, como avanzó FARO.

También hay inversiones que aprovechan la oportunidad cuando las empresas pasan por malos momentos, como el caso de Isidro de la Cal, que también ha llamado la atención de Portobello. O los distressed funds -o fondos buitre-, que adquieren deuda o acciones a muy bajo precio para salir de las mismas en cuanto obtienen el retorno al que aspiraban. Las últimas desinversiones de Portobello (Hofmann, Indas y Maxam) se consumaron después de que el fondo hubiese permanecido una media de seis años en cada una de ellas. Nadie espera que el fondo buitre SVP, titular 5,84% de Nueva Pescanova, espere tanto tiempo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine