Alvariño encarga un plan de viabilidad en la CEG y convocará la asamblea general

Reitera su oferta a los entes provinciales para establecer un gobierno "colegiado"

16.10.2015 | 02:07
Fernández Alvariño, con Juan Rosell, en un acto en Vigo. // R. Grobas

El presidente de la patronal gallega, el vigués José Manuel Fernández Alvariño, anunció ayer que encargará al secretario general de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) un plan de viabilidad económica para la organización y reiteró su oferta a los entes provinciales para establecer un gobierno colegiado en el que participen los cuatro vicepresidentes con funciones ejecutivas, como avanzó este periódico. El patrón de la CEG lanzó estas medidas tras una reunión a la que estaban convocados los cuatro presidentes de las confederaciones provinciales para abordar la crisis que atraviesa esta institución, y a la que solo acudieron los representantes de Pontevedra, Jorge Cebreiros, y Ourense, José Manuel Pérez Canal. Las ausencias de Antonio Fontenla y Jesús Quintá, que aludieron problemas de agenda (participaron en actos del programa Pexga en A Coruña y Lugo), volvieron a evidenciar el distanciamiento que existe entre las patronales del norte y el presidente.

La fractura en el seno de la patronal gallega sigue abierta pese a los continuos llamamientos a la unidad y a la lealtad de Fernández Alvariño. Las confederaciones provinciales de A Coruña y Lugo y varias asociaciones sectoriales -varias de la provincia de Pontevedra- se oponen a la continuidad del empresario vigués al frente de la CEG y exigen su dimisión inmediata, a lo que Fernández Alvariño respondía ayer que "si alguien quiere gobernar la CEG que se presente a las elecciones cuando toque, dentro de año y medio, y que hablen las urnas". Los críticos con su gestión quieren que sea la junta de vicepresidentes la que tome las riendas de la patronal gallega hasta que se celebren los comicios.

Fernández Alvariño reconocía en declaraciones a FARO que el retraso en la aprobación de las cuentas es una situación "delicada" pero no "preocupante" y recalcó la legalidad de las mismas, que están "auditadas". Sobre las acusaciones por las contrataciones de servicios de la CEG a empresas suyas, éste señaló que "todas las decisiones de contratación han sido aprobadas por el comité directivo y la junta directiva" y que no se puede llegar al gobierno de la Confederación de Empresarios de Galicia "ni en juicios ni diciendo falsedades". "Lo que más me preocupa es el desprestigio que se está generando debido a filtraciones interesadas e inexactas que yo me reservo el derecho en su día de acudir a los foros que tenga que acudir", afirmó.

Pese a todo, el presidente de la CEG volvía a insistir ayer en la unidad y el diálogo para desbloquear la situación, con la presentación de tres medidas: la creación de un gobierno colegiado en el que junto al presidente participen los cuatro vicepresidentes territoriales; encargar al secretario general un plan de viabilidad de la institución, que consensuado por todos defina presupuesto, personas y funciones de la CEG del futuro, y convocar a los órganos de gobierno de la Confederación, comité ejecutivo, junta directiva y asamblea general, para la aprobación de las cuentas y de las propuestas presentadas.

Para las organizaciones críticas con su gestión, sin embargo, las propuestas del presidente son papel mojado e insistieron en que el mandato del vigués está marcado por "irregularidades", "escándalos" y la "usurpación de funciones" del comité directivo sobre la junta directiva y que no tiene otra salida que dimitir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine