La operación acordeón y la ampliación de capital tendrán que esperar a diciembre

La nueva estructura societaria puede estar lista en septiembre, pero hasta noviembre no será la junta »La banca cree que es un calendario "realista"

05.06.2014 | 02:26
Las filiales de salmón de Chile, Acuinova y Nova Austral, no se han computado.

El G7, el grupo de bancos acreedores de Pescanova que se han comprometido a llevar a cabo el convenio de acreedores, tiene ya diseñado el calendario para culminar el proceso de reestructuración. Dada la complejidad del proceso y las intensas modificaciones societarias que hay que ejecutar, las entidades creen que hasta diciembre no se podrá dar por concluido el proceso. Es más, admiten que un "contratiempo" podría forzarles a rematar el rescate de la pesquera en los tres primeros meses de 2015. Por este motivo, y según fuentes consultadas por FARO, tanto la operación acordeón -dilución a cero del capital para absorber pérdidas- como la posterior ampliación no se producirán hasta el último mes del año en curso.

El único hito que se ha alcanzado hasta la fecha ha sido la aprobación del convenio por parte del juez. El próximo día 30 la junta general deberá aprobar las cuentas, la reducción a cuatro del número de consejeros (Alejandro Legarda, Fernando Herce, Diego Fontán y César Mata) y la delegación de facultades en el consejo para implementar el convenio. En ese momento, según la banca, ya deberían estar todas las filiales españolas en concurso exprés de acreedores -menos Hasenosa e Insuiña-, al margen de que alguna de ellas tenga que esperar a junio.

A partir de ahí, todas estas filiales pasarán a estar dentro de la misma sociedad, del mismo modo que también se agruparán en la misma compañía las filiales del exterior que permanezcan dentro del grupo (sin Chile ni Acuinova Actividades Piscícolas). Para crear esta nueva estructura las entidades se sitúan ya en septiembre u octubre, y la junta general no se convocará hasta noviembre. Será entonces cuando se constituya Nueva Pescanova SL y se nombre a los nuevos consejeros y, previsiblemente, a un consejero ejecutivo. El presidente deberá ser uno de los consejeros electos, y todavía no descartan en los bancos que entre algún socio industrial dentro del proyecto. A partir de ahí, se inyectarán esos 150 millones de dinero fresco (fresh money) en la entidad, la actual Pescanova SA será una accionista minoritaria dentro de la sociedad limitada y se verá si alguno de los actuales accionistas acude a la ampliación de capital. Los asesores de la banca continuarán, durante todo este tiempo, renegociando la deuda de las filiales externas, lo que están haciendo a día de hoy con los acreedores de Mira (Portugal).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine