Las ruedas del futuro serán blancas

200 investigadores y empresas punteras internacionales revelan los retos más inmediatos en materiales adhesivos

27.04.2014 | 01:45

¿Se imaginan los vehículos con las ruedas blancas, los cascos de los buques arrugados, o los aviones con las alas pegadas al fuselaje? Parecen ejemplos sacados de la ciencia ficción pero los investigadores punteros del mundo en materiales adhesivos ya están manos a la obra hacia este tipo de retos. Así lo desvelaron esta semana en la primera sesión del décimo Congreso Europeo de Adhesión, EURADH 2014, celebrada en Alicante.

"La última tendencia en el campo del automóvil trata de conseguir neumáticos más ligeros y duraderos", explica José Miguel Martín, presidente de la Sociedad Española de Adhesión. Y para eso, las empresas más importantes del sector, como Michelín, presentes en el congreso, van de la mano de los investigadores hacia ruedas que cambien el material negro que aporta el carbono, por el blanco que domina en la sílice. "Aún tratándose de un congreso científico, más de la mitad de los 200 participantes son empresarios", concreta el investigador para dar una idea de la dimensión, eminentemente práctica, de este encuentro internacional. Las llamativas novedades que presentan 132 ponencias de más de veinte países, a cual más espectacular, abordan retos que están a la vuelta de la esquina.

En el campo de la aeronáutica, Airbus, también presente en el congreso, quiere lograr un material de unión no destructivo, para que las alas de los aviones de 10 a 15 metros de longitud se puedan quedar pegadas al cuerpo de los aviones sin posibilidad de rotura. "Las compañías no se atreven todavía con los adhesivos, temen que se despeguen", explican los investigadores. De forma que están desarrollando sistemas de unión sin adhesivos, a partir de la ciencia biomimética.

Con respecto a la industria naviera, se afanan por resolver el problema que generan los moluscos que se pegan a los cascos de buques y petroleros cuando están atracados en los puertos. "Quitarlos obliga a rascar a mano y tener hasta un mes inoperativa la embarcación, al margen de que aumentan una cuarta parte el peso de un trasatlántico, por ejemplo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine