Andrés reboreda Rivera - Dueño de una empresa de sanidad forestal. Son cinco en total

´Su coste a la Seguridad Social es siempre inferior al de otro trabajador´

26.05.2013 | 04:12

Una de las claves, según Tito Iglesias, es distinguir los tipos de autónomo, con perfiles distintos: "está el innovador, el que tiene vocación de trabajar por su cuenta, el que lo es por necesidad, por decirlo de alguna forma, y el autónomo dependiente, que es un asalariado pero que las empresas externalizan".
Este economista, que gestiona la empresa Interpyme en Cangas (buscando precisamente soluciones de gestión para cada perfil) indica que sí hay diferencias o trabas: "el autónomo, en términos generales, es como un trabajador de segunda; paga a Hacienda el 20% de lo que gana, sin escalas ni progresiones, IVA aparte".
"Además, el coste de un autónomo a la Seguridad Social es inferior al de otro trabajador; le salen más baratos, para entendernos, y con menos prestaciones", argumenta Tito para visualizar las diferencias entre el aspecto emprendedor o no emprendedor del autónomo, integrados no obstante bajo un mismo panorama normativo. "Por otro lado, se libra de trabas a las que las empresas sí deben responder, como la burocracia, entre otras", añade Iglesias.

Enlaces recomendados: Premios Cine