Despertar como culpable preventivo

Los consejeros señalados en el informe de Fiscalía insisten en que "solo Sousa" tenía "información de lo que estaba pasando allí dentro"

18.05.2013 | 00:00

¿Cómo se despierta uno cuando la Fiscalía Anticorrupción propone a la Audiencia Nacional que te tome declaración como imputado? "Menudo lío". Este diario logró conversar con personas mencionadas en el informe conocido este jueves, a las que el Ministerio Público les atribuye presuntos delitos de información relevante, falseamiento de cuentas o de información financiera. Todas se defienden de las acusaciones y derivan en el presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, toda la responsabilidad sobre la calamitosa situación de la compañía y los errores de gestión que la han provocado.

"Contrataré un abogado para poder defenderme, las ventas se produjeron sin que tuviera la más mínima idea de lo que pasaba allí dentro", explica un consejero a preguntas de FARO. El nerviosismo viaja a través de la línea telefónica con una voz fatigada y entrecortada. "Hay que aguantar".

Sin confianza

Otro miembro del consejo -no señalado en el informe de los fiscales Juan Pavía y Elena Lorente- sostiene esta aseveración. "Yo perdí la confianza de forma súbita y estoy desilusionado. Nunca esperas, o yo nunca esperé, que algo así estuviese sucediendo", se explica. "Hubo muchas dificultades en Pescanova (en referencia a los años noventa) y se sacó adelante. Pero en la última temporada han aparecido todas las decisiones tomadas a espaldas del consejo, tanto estratégicas como procesales, de las que nos enteramos por vosotros (en referencia a la prensa)".

Desde la barrera los miembros del consejo se muestran más apaciguados, pero no "menos nerviosos". Fuentes conocedoras del negocio de la pesquera aseguran que "los que están hurgando en las cuentas (por KPMG y Deloitte) van a descubrir más cosas". ¿Indicios de delito contra más consejeros? Puede ser, o que incluso se toque al segundo nivel de mando de la compañía: a los fieles de Sousa que componen la estructura de alta dirección.

"¿Qué información relevante? ¿Quién más que él sabía nada? Supongo que los suyos, pero no el consejo". El miembro de este órgano ejecutivo carga las tintas contra el hijo del fundador de la multinacional. "Es muy listo, inteligente, y francamente no sabemos, o no sé, desde cuándo se empezaron a hacer cosas raras".

Aquellos que sí están en la arena de la plaza, desamparados ante todos los focos mediáticos, creen que les hará falta "paciencia". "Esto va a tener un largo recorrido", presumen. Los que comparten con Sousa la lista de presuntos culpables -a ojos de la Fiscalía- mantienen la misma idea. Bien que vendieron para otros negocios, bien para hacer frente a deudas financieras. Nadie se autoinculpa, lógicamente, de conocer -o de adivinar, un término más conveniente para ellos- que Pescanova valía 500 millones en bolsa pero pasaría a menos de 170 millones en 12 días.

Enlaces recomendados: Premios Cine