Cuatro consejeros y siete sociedades en el punto de mira de Fiscalía

17.05.2013 | 09:27

Fuentes oficiales de Pescanova eludieron ayer hacer ningún comentario sobre el auto de la Fiscalía, a preguntas de este diario. Con la declaración de concurso el consejo quedó sin facultades ejecutivas, lo mismo que su presidente, Manuel Fernández de Sousa. Hacia él se dirigen todos los focos de la investigación.
Manuel Fernández de Sousa
Entre el 7 de enero y el 27 de febrero (día en que se celebró el último consejo ordinario de Pescanova) vendió, según la CNMV, 1.688.518 acciones que tenía a través de Sodesco (Sociedad Anónima de Desarrollo y Control). Ingresó 27.459.442 euros y evitó "una pérdida de 15,6 millones".También vendió títulos a través de Inverpesca y Gicsa. Se pide la imputación para estas tres sociedades, que le valían a Sousa para tener a su hijo Pablo y a Jesús García (dimitido) en el consejo.
Alfonso Paz-Andrade
Según la CNMV vendió acciones entre el 29 de enero y el 27 de febrero a través de Nova Ardara e Iber-Comercio. Ingresó 5.815.674 euros y evitó pérdidas de 3,4 millones. Sus empresas están también en el punto de mira de Fiscalía.
José Alberto Barreras
El presidente de Montebalito vendió 700.000 acciones entre el 11 de enero y el 6 de febrero desde Transpesca, por lo cual ingresó 11,2 millones de euros. De no haber enajenado sus títulos en ese momento, según la CNMV, habría perdido 6,3 millones.
Jesús Pérez-Nievas
Se había erigido como un crítico con Sousa por ocultar información, pero vendió acciones en los dos días previos al consejo de febrero a través de Golden Limit. Se embolsó 1,8 millones cuando podría haber perdido 1,39 millones.

Enlaces recomendados: Premios Cine