Rechazo generalizado al contrato único

El Gobierno descarta la propuesta de Bruselas al creerla inconstitucional - La oposición, excepto UPyD, la patronal y los sindicatos se oponen a un modelo inédito en Europa

15.05.2013 | 10:13
Fátima Báñez. // Sergio Barrenechea
Fátima Báñez. // Sergio Barrenechea

La propuesta del comisario europeo de Empleo, Laszlo Ándor, de implantar en España el contrato único ha provocado una auténtica polvareda y una conclusión común: un "no" rotundo y generalizado. Solo el partido UPyD y la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) defendieron la propuesta, que ya habían planteado sus miembros en 2009, y una vez más fue dura en sus comentarios contra la posición del Gobierno de Mariano Rajoy, que a través de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, descartó esta modalidad de contratación por "no encajar en la Constitución", aunque no explicó por qué no encaja.

El comisario europeo Laszlo Ándor matizó ayer sus declaraciones, señalando que la propuesta se plantea como una posible alternativa para luchar contra el elevado paro juvenil, que "no se puede negar" que es un serio problema, dijo. Y añadió que "muchas veces son necesarios cambios legislativos para encontrar solución al problema".

Pero ¿qué argumentos existen a favor y en contra?

nA favor. Se eliminaría la actual maraña legislativa que contempla más de 40 modalidades de contrataciones y poner en marcha solo una, de contrato indefinido. Se acabaría con la dualidad del actual mercado laboral entre trabajadores con contrato indefinido, que en Europa consideran "muy protegidos" y los temporales, con clara situación de precariedad. Al existir un único contrato, algunos expertos aseguran que los empresarios no tendrían que pensar tanto si contratan o no y en qué condiciones.

La contratación temporal se redujo un 8% en el conjunto de España, debido a que este colectivo de trabajadores fue el que primero y con más dureza sufrió los ajustes en el empleo en todos los sectores económicos.

nEn contra. Una de las cuestiones más polémicas tiene que ver con la indemnización de los trabajadores en caso de despido, ya que varían en función de las causas entre procedentes o improcedentes. La solución pasaría por establecer una cuantía creciente en función del tiempo de duración del contrato. Pero además, sus detractores también invocan que la industria y el turismo necesitan diferentes tipos de contratos para adaptar sus plantillas a los ciclos y cambios estacionales.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, aseguró ayer que Bruselas no ha hecho recomendación alguna a España para implantar el contrato único, sino que era una reflexión de Ándor. - insistió en las palabras del presidente del Gobierno el lunes, afirmando que el Ejecutivo está "muy satisfecho" con los resultados que está dando la reforma laboral.

El secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Fernando Jiménez Latorre, dejó en el aire las afirmaciones de Rajoy, cuando al ser preguntado sobre el asunto aseguró que el Gobierno aplicará los "ajustes necesarios" a la reforma laboral una vez que conozca la evaluación que se está realizando para conocer su eficacia.

El propio ministro de Economía, Luis de Guindos había defendido en un artículo firmado por él -enero de 2012- en "The Wall Street Journal" un único contrato a tiempo completo para los nuevos trabajadores. Estas divergencias en el Gobierno fueron aprovechadas ayer por la portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, quien afirmó que evidencian que hay un "desbarajuste" y "una fractura" en el equipo económico del Ejecutivo. También reprochó al comisario europeo Ándor que plantee para España un contrato laboral que no se aplica en ningún país comunitario.

El presidente de la gran patronal española CEOE, Juan Rosell, calificó la propuesta del contrato único como "muy atrevida" y remarcó que la gran presencia de la industria y los servicios en la economía española hacen necesarios "diferentes tipos de contrato".

Los secretarios generales de los sindicatos UGT y CC OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, respectivamente, calificaron la propuesta de "ocurrencia". Toxo afirmó que "es un intento indisimulado de aprovechar las circunstancias para precarizar todavía más la contratación en España. Es el despido sin causa y casi gratis total".

Enlaces recomendados: Premios Cine