El BCE busca cómo dar oxígeno a las pymes

El eurobanco se plantea comprar créditos o aceptarlos como garantías para que la liquidez llegue a las empresas

11.05.2013 | 09:46
Joaquín Almunia. // Efe
Joaquín Almunia. // Efe

El Banco Central Europeo (BCE) sopesa diversas opciones para facilitar la afluencia del crédito desde el sistema financiero a las pequeñas y medianas empresas (pymes) de los países meridionales de la UE, caso de España.

La intervención del BCE se justificaría en el cumplimiento de su estricto mandato monetario con el fin de quebrar los estrangulamientos que están impidiendo que sus decisiones y designios sobre liquidez y tipos oficiales de interés alcancen de forme uniforme e igualitaria al conjunto de la zona euro.

Las dudas sobre algunos países -caso de España- por los elevados endeudamientos empresariales y familiares de esas economías, la morosidad acusada y las malas perspectivas sobre el empleo y el PIB, junto con las dificultades crediticias de un sector bancario en pleno proceso de reestructuración y de saneamiento está suponiendo que los pequeños empresarios de países periféricos estén accediendo al crédito bancario con mucha más dificultad y a precios muy superiores que sus competidores de otros países.

Estas restricciones están abocando al cierre de empresas y a procesos concursales por falta de liquidez.

El BCE está considerando varias alternativas, entre ellas la adquisición directa a los bancos comerciales de sus créditos a pymes o, al menos, la aceptación de la titulización de tales préstamos como garantía ("colateral" en la jerga del BCE) para la concesión de financiación a la banca y que ésta debería inyectar de nuevo con carácter finalista en la financiación de la economía real.

El BCE ya hizo operaciones similares con la adquisición de bonos de Estado y la admisión de cédulas hipotecarias y otros activos de la banca como respaldo de sus inyecciones de liquidez.

La Reserva Federal del Estados Unidos -mucho más ofensiva en su política anticrisis- está adquiriendo préstamos hipotecarios en su estrategia monetaria expansiva, actuando casi como un "banco malo" en este aspecto.

Aunque Alemania y el Bundesbank son remisos a la expansión monetaria, el vocal alemán del comité ejecutivo del BCE, Jörg Asmussen, se mostró proclive el miércoles a intervenir en esos términos para superar la fragmentación de la política monetaria en la eurozona y garantizar la afluencia del crédito a las pymes españolas.

También se considera la opción de imitar la decisión delBanco de Inglaterra, que otorgó una línea de crédito preferente a los bancos que acreditasen una mayor actividad prestamista dirigida a las pymes.

El BCE también está considerando implicar al Banco Europeo de Inversiones (BEI).

La propuesta del líder de la oposición española,AlfredoPérez Rubalcaba, de que se recurra al remanente de 60.000 millones de euros todavía sin utilizar del rescate europeo a la banca española parece no tener encaje según los términos negociados, dijeron fuentes de la Unión Europea.

En Europa empieza a cundir el temor de que un mayor deterioro del paro y de la morosidad en España desborde los parámetros de la auditoría de Oliver Wyman de 2012 y reabra la crisis financiera.

El comisario europeo de la Competencia, JoaquínAlmunia, dijo ayer que sin crédito y sin financiación no habrá crecimiento.

Enlaces recomendados: Premios Cine