La fuga de españoles hacia Alemania se acelera

La emigración desde España aumentó un 44% el pasado año, hasta alcanzar las 29.910 personas - Ahora están emigrando enfermeros gallegos, con contratos de tres años y el doble o triple de sueldo

08.05.2013 | 07:34

El número de españoles que emigraron a Alemania en 2012 aumentó un 44,7% en comparación con el año anterior, hasta alcanzar las 29.910 personas, según informó ayer la oficina estadística alemana Destatis, cuyas cifras provisionales constatan que el dato registrado en 2012 supone 9.238 personas más que las 20.672 que emigraron al país germano el año anterior.

En términos generales, un total de 1.081.000 personas emigraron a Alemania en 2012, lo que supone 123.000 más que en 2011 (+13%) y su nivel más elevado desde el año 1995, un aumento impulsado por el repunte de la inmigración procedente de los países de la eurozona más afectados por la crisis de deuda, como es el caso de España, Grecia o Portugal.

Asimismo, un total de 712.000 personas abandonaron Alemania el pasado año, 33.000 más en comparación con 2011 (+5%). De esta manera, teniendo en cuenta llegadas y salidas, la inmigración neta fue de 369.000 personas en 2012, también el dato más elevado desde 1995.

El aumento de la inmigración en Alemania se debió principalmente al aumento de la llegada de extranjeros, ya que del total de 1,08 millones, 966.000 eran ciudadanos de otros países, un 15% más que en 2011.

Regreso estable

Por su parte, el número de alemanes que regresaron al país se mantuvo estable en torno a los 115.000 con respecto al año anterior.

Además del fuerte repunte de los inmigrantes procedentes de España, el número de griegos que emigraron a Alemania aumentó un 43,4%, hasta los 34.109; el de portugueses un 43,2%, hasta los 11.762, y el de italianos, un 39,8%, hasta los 42,167.

En términos absolutos, el país de donde procedieron la mayoría de los inmigrantes en Alemania en 2012 fue Polonia, con un total 176.367, seguido de Rumanía, con 116.154, y de Bulgaria, con 58.504 personas.

En el caso de los países europeos que no pertenecen a la Unión Europea, la inmigración repuntó un 14%, al igual que la procedente de Africa. Por su parte, el número de estadounidenses que emigraron a Alemania se mantuvo esencialmente sin cambios, mientras que el número de asiáticos aumentó en un 10%.

Enlaces recomendados: Premios Cine