La compañía mexicana pone a la venta su participación en la española Repsol

Pemex alega una pérdida del valor de sus acciones en el grupo petrolero español superior a los 600 millones de euros en apenas veinte meses

07.05.2013 | 07:34

Petróleos Mexicanos (Pemex) ha colocado su participación de casi el 10% en Repsol en el cajón de los "activos disponibles para su venta", lo que podría poner punto y final a una relación de casi dos años en la que la petrolera latinoamericana ha invertido más de 1.300 millones de euros. Pemex, según recogen documentos oficiales de la compañía estatal, ha perdido más de 600 millones de euros con la operación por la bajada del precio de las acciones de la petrolera española, lo que habría llevado a sus gestores a poner a la venta este activo considerado en su día como "estratégico". Ambas empresas habían suscrito a principios del año pasado una alianza industrial a diez años que incluía, entre otros acuerdos, que Pemex mantendría una participación estable en Repsol que no bajaría del 5% ni subiría del 10%.

Según recoge la prensa mexicana, Pemex acumula unas pérdidas de 10.200 millones de pesos mexicanos (643 millones de euros al cambio actual) en Repsol desde la compra de su paquete accionarial, lo que habría motivado este cambio de decisión (por los efectos que esta depreciación de activos tiene en su balance). La petrolera mexicana irrumpió en la empresa española en agosto de 2011 a través de su filial PMI HBV, con una operación que superaba los 1.200 millones de euros. Al cierre del pasado 31 de marzo, las acciones de Repsol propiedad de Pemex sumaban el 9,49% del capital, y la inversión, unos 1.300 millones.

El anterior director general de Pemex, Juan José Suárez Coppel (el mismo que selló la alianza estratégica entre la petrolera, la Xunta y el naval gallego en abril de 2012), había calificado el desembarco en Repsol como una operación "estratégica" para la internacionalización de la paraestatal. La llegada del gigante mexicano había sido interpretada, sin embargo, como un peligro por parte de los principales accionistas españoles (Pemex llegó a firmar un pacto de sindicación con Sacyr para elevar su participación conjunta al 29,6% del capital), lo que dio pie a un enfrentamiento que duró varios meses y que finalizó con la firma de una alianza industrial a diez años en enero de 2012. Ésta obligaba a Pemex a mantener una participación en Repsol estable, siempre entre el 5% y el 10% del capital, y a cambio la petrolera española acompañaría a Pemex en el desarrollo de nuevas áreas de negocio y transferencia tecnológica (en aguas profundas).

No obstante, la pérdida de valor de los títulos de Repsol podría llevar a Pemex a cambiar de opinión pese a la alianza. Según el informe que la petrolera envió a la Comisión de Valores de EE UU (SEC por sus siglas en inglés), sus pérdidas en Repsol superan ya los 10.000 millones de pesos mexicanos (más de 600 millones de euros). Pemex señaló directamente en la documentación que podría considerar una desinversión en la empresa, aunque no dio mayores detalles.

Enlaces recomendados: Premios Cine