La CNMV fija el 5 de abril como plazo máximo para que Pescanova le presente las cuentas

La firma tendría que haberlas entregado al regulador el día 23 - Los nuevos estados contables deberán ser ratificados por el consejo - Se suspende la reunión con los bancos

26.03.2013 | 08:10
Instalaciones de Promarisco, en Ecuador, una de las filiales con falta de liquidez. // FdV
Instalaciones de Promarisco, en Ecuador, una de las filiales con falta de liquidez. // FdV

La multinacional con sede en Chapela no pudo presentar sus cuentas de 2012 a tiempo (el 28 de febrero), lo que derivó en la solicitud de preconcurso de acreedores. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que investiga a la empresa por "posibles indicios de abuso de mercado", dio de plazo hasta el pasado 23 de marzo para que la multinacional hiciese públicos sus nuevos estados contables tras reconocer un desfase entre la deuda que tenían auditada y la real. Ese plazo pasó y el organismo regulador ha concedido una prórroga de ocho días laborables para que Pescanova "proceda a remitir" las cuentas del segundo semestre de 2012. Ese plazo termina el próximo 5 de abril, según pudo confirmar FARO en fuentes conocedoras del proceso.

Y el tiempo se esfuma y se han consumido ya 26 días de los cuatro meses de los que dispone para reestructurar su deuda y no precipitarse hacia el concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos). Una vez realice ese paso -las cuentas pueden remitirse sin estar auditadas, como sucedió con el balance de Bankia de 2011-, Pescanova tiene que reunir a su consejo de administración para que apruebe la reformulación de las mismas. Paralelamente, la información tiene que tenerla BDO para elaborar el informe de auditoría.

Normalmente este proceso se hace de forma paralela, de modo que a la CNMV se le presentan las cuentas aprobadas por el consejo y auditadas por BDO, en este caso. Pero las de Pescanova son circunstancias anómalas que ponen en entredicho tanto la gestión de la compañía como de su firma auditora, toda vez las cuentas de 2012 no se aprobaron por el rechazo de dos consejeros: José Carceller (hermano de Demetrio Carceller, presidente del Grupo Damm) y Luxempart (fondo representado por François Tesch en el consejo).

Los nuevos tiempos

¿Qué plazos maneja la compañía? Muy estrechos. En primer lugar, porque la banca acreedora no pudo contactar ayer con la pesquera para confirmar su asistencia el encuentro que iba a celebrarse hoy en Madrid. En un principio la de este martes iba a ser la segunda reunión entre Pescanova y el llamado steering committe, un grupo de siete bancos que representan a los más de 40 con los que la multinacional tiene deudas. "Parece que no les ha dado tiempo a preparar todos los números y lo que nosotros le pedíamos", explicaron desde una de las principales entidades afectadas. "Quedará para la semana que viene" si no hay cambios, añadieron, lo que situaría el encuentro con la banca el 2 de abril, un mes después de solicitar el preconcurso y tres días antes de la obligación -de la CNMV- de entregar sus cuentas. Esto, por otra parte, es lo que también le pedía la banca: los números de 2012, un mapa completo de deuda y un plan de reestructuración.

Además, "no les queda otra" que aceptar el nombramiento de KPMG y Freshfields como asesores financiero y legal, respectivamente, también propuestos por la banca. La auditora, basándose en los nuevos estados financieros, tendría que elaborar un plan de viabilidad y de refinanciación, contando con las recomendaciones legales de Freshfields. En ambos casos, las minutas tendrá que pagarlas Pescanova. En todo caso, quien debe realizar un informe de auditoría -que podría poner salvedades a los números que el departamento financiero de Pescanova publique en la CNMV- es BDO, según fuentes del sector.

La multinacional, como publicó FARO, urge hasta 100 millones de liquidez para filiales de Argentina (Argenova), Chile (tiene dos sociedades acuícolas, Acuinova Chile y Nova Austral; y una de pesca extractiva, Pesca Chile) y Ecuador (Promarisco). "Hasta cierto punto se puede atender a esa solicitud, pero no creo que obtengan más de 60 ó 70 millones", considera un representante de la banca acreedora. Las negociaciones se dilatan en el tiempo, lo que a la multinacional no le sobra. El mandato del presidente, Manuel Fernández de Sousa, expira formalmente el próximo 23 de abril.Su continuidad en la presidencia no está garantizada no solo por los consejeros díscolos, sino por los accionistas (fondos extranjeros, algunos de paraísos fiscales) que se han hecho con parte de la pesquera.

Enlaces recomendados: Premios Cine