FCC pone a la venta Globalvía, propietaria de la autopista entre Santiago y Ourense

El grupo anuncia mil despidos para reducir su endeudamiento hasta 2015

21.03.2013 | 07:37

El grupo FCC anunció ayer la venta de su filial Globalvía Infraestructuras, propietaria de la autopista AP-53 entre Santiago de Compostela y Ourense, la Autopista Central Gallega (Acega), dentro de un plan de desinversiones con el que pretende reducir un 34% su endeudamiento hasta 2015 (unos 2.700 millones de euros). Globalvia posee un 61% de Acega (el resto está en manos de Itínere y Novagalicia Banco). El consorcio controlado por Esther Koplowitz también anunció el despido de un millar de trabajadores de su división de construcción, alrededor del 15% de su plantilla, para adaptarla a la caída de la demanda.

Globalvia es una sociedad creada en 2007 y participada al 50% por FCC y Bankia, y actualmente es uno de los es uno de los principales grupos de concesiones de infraestructuras. Su cartera incluye 22 autopistas, siete líneas ferroviarias, dos aeropuertos, dos hospitales, dos puertos comerciales y otros dos deportivos. Todos estos activos están repartidos por España, Europa, América del Norte y varios países de Latinoamérica (como México, Costa Rica y Chile).

En 2009, FCC y entonces Caja Madrid (Bankia) se hicieron con el control de Acega al sumar las participaciones que tenían y trasvasarlas a la sociedad conjunta Globalvía. Las dos entidades diseñarán ahora conjuntamente la estrategia y el calendario de venta de Globalvía y también de la inmobiliaria Realia, según indicó ayer el consejero delegado del grupo de construcción y servicios, Juan Béjar.

El primer ejecutivo de FCC declinó avanzar el importe que la constructora y Bankia podrían alcanzar con la venta de estas dos compañías conjuntas. En cuanto a Realia, Béjar indicó que los dos accionistas de referencia prevén fijar un calendario para su venta en cuanto se cierre la refinanciación de sus 847 millones de euros de deuda, que actualmente se ultima, para aplazar su vencimiento en tres años.

Por otra parte, FCC ha planteado un ajuste de personal en su división de construcción en España que afectará a más de un millar de empleados, alrededor del 15% de la actual plantilla de esta área, con el fin de adaptarla al actual desplome del mercado.

A los despidos en construcción se sumará un ajuste en el personal de la estructura administrativa del grupo, actualmente integrada por unos 6.000 empleados, y otro más en la filial Cementos Portland, que ya el pasado año redujo un 40% su plantilla. Ambos recortes están aún por cuantificar. En cuanto al expediente de regulación de empleo (ERE) en construcción, FCC ha iniciado ya su tramitación y negociación con los sindicatos, en las que espera que se puedan incluir medidas no traumáticas como prejubilaciones.

Enlaces recomendados: Premios Cine