crisis

General Motors recortará empleos y venderá activos para elevar su liquidez en 2 años

15.07.2008 | 17:54
Imagen del exterior de la sede de general Motors en la que el presidente de la compañía estadounidense General Motors, Rick Wagoner anunció la reducción de un 20 por ciento del salario de los empleados, el recorte de la plantilla y la búsqueda de 3.000 millones de dólares para aumentar su liquidez durante una rueda de prensa celebrada en Detroit, Michigan. Estados Unidos.
Imagen del exterior de la sede de general Motors en la que el presidente de la compañía estadounidense General Motors, Rick Wagoner anunció la reducción de un 20 por ciento del salario de los empleados, el recorte de la plantilla y la búsqueda de 3.000 millones de dólares para aumentar su liquidez durante una rueda de prensa celebrada en Detroit, Michigan. Estados Unidos.

El consorcio automovilístico estadounidense General Motors presentó hoy un nuevo plan de acción para mejorar su liquidez en 15.000 millones de dólares (9.554 millones de euros al cambio actual) hasta finales de 2009, para lo que llevará a cabo medidas de supresión de empleos en Norteamérica y venderá activos.

Entre las medidas recogidas por el plan se encuentra la reducción de plantilla en sus fábricas de Estados Unidos y Canadá durante 2008, así como otras acciones de reducción de costes, como la supresión de la cobertura sanitaria a los jubilados de más de 65 años, a partir del próximo 1 de enero de 2009.

Así, la compañía aumentará la pensión de los trabajadores retirados y sus cónyuges, que se vean afectados por esta medida, con el fin de compensar el impacto de la eliminación de la cobertura sanitaria. Sin embargo, la empresa no prevé aumentar el sueldo de los trabajadores de Norteamérica por esta medida. Estos recortes permitirán a la compañía lograr un ahorro de 1.500 millones de dólares (955,4 millones de euros).

General Motors también pondrá en marcha diferentes acciones para reducir sus costes estructurales en 2.500 millones de dólares (1.592 millones de euros), como por ejemplo la reducción de su cadencia de fabricación. Así, la compañía reducirá su producción de todoterrenos de gran tamaño en Estados Unidos en 300.000 unidades hasta finales de 2009.

De esta forma, el grupo automovilístico resaltó que estas medidas operativas, en combinación con el convenio colectivo firmado a finales del año pasado, permitirán reducir los costes estructurales entre 26.000 y 27.000 millones de dólares (entre 15.923 y 16.560 millones de euros) en 2010.

Por otro lado, General Motors prevé ahorrar otros 2.000 millones de dólares (1.273 millones de euros) en Norteamérica y Europa a través de la mejora de sus procesos y de sus inventarios.

VENTA DE ACTIVOS, INCLUIDA LA MARCA HUMMER.

Además, la multinacional con sede en Detroit venderá activos, que espera que permitan aumentar de forma adicional la liquidez entre 4.000 y 7.000 millones de dólares (entre 2.547 y 4.458 millones de euros). La firma indicó que está estudiando las diferentes alternativas, en especial, sobre el futuro de su filial Hummer.

La compañía indicó que estas medidas se orientan a adaptar su negocio a las condiciones cambiantes del mercado, así como a la debilidad de la economía de Estados Unidos, a los elevados precios de la gasolina y al cambio en la demanda hacia vehículos más eficientes por parte de los consumidores.

El presidente del consorcio, Richard Wagoner, afirmó que estos cambios sirven para responder "de forma agresiva" a los retos que afronta el mercado automovilístico estadounidense. "Continuaremos dando los pasos necesarios para alinear nuestra estructura de negocio con las reducidas ventas de coches y con los cambios en el mix de ventas", añadió Wagoner.

Al mismo tiempo, el máximo responsable de la compañía indicó que General Motors estima que el mercado estadounidense de automóviles cerrará el presente ejercicio con un volumen de ventas de 14 millones de unidades, lo que supone una fuerte reducción frente a los datos del año anterior.

PERDIDAS EN EL SEGUNDO TRIMESTRE.

El gigante estadounidense indicó que estas medidas anticipan el impacto que tendrá los resultados correspondientes al segundo trimestre del año, que presentará proximamente. La firma indicó que entre abril y junio registró unas fuertes pérdidas, en especial por el impacto negativo de la huelga convocada por su proveedor American Axle.

Por último, Wagoner indicó que todas estas acciones "son decisiones difíciles", aunque subrayó que son necesarias a raíz de la actual condición del mercado. No obstante, destacó que su empresa está bien posicionada para hacer frente a esta situación.

Enlaces recomendados: Premios Cine