consumo

La economía española crece un 2,8% en el primer trimestre, según las Cámaras de Comercio

27.04.2008 | 15:49

Durante este periodo, las Cámaras apreciaron un menor dinamismo del consumo de los hogares y un ajuste a la baja de la inversión en construcción por las difíciles condiciones de acceso a la vivienda. "El dato refleja que la incertidumbre que se ha instalado en los mercados está afectando a la confianza de consumidores y empresas", señalaron en un comunicado.

La aportación negativa de la demanda externa se ha mantenido por debajo del medio punto porcentual en el primer trimestre de 2008 debido, principalmente, a un comportamiento de las importaciones más moderado, derivado del menor gasto de los hogares. Por su parte, el contexto internacional no favorece a las exportaciones, que han ralentizado su ritmo de avance.

Tan sólo la inversión en bienes de equipo ha mantenido "crecimientos aceptables, superiores al 5%". El sector servicios fue el de mayor crecimiento, aunque también se ha visto afectado por el menor impulso del consumo de los hogares, sobre todo en lo correspondiente a los servicios de mercado.

Por otro lado, el mercado de trabajo refleja el deterioro de la actividad. El número de parados en marzo registrado en las Oficinas de los Servicios Públicos de Empleo se incrementó un 11,7% respecto al mismo mes de 2007. El sector de la construcción ha sido el que en mayor medida ha registrado caídas en el empleo en este primer trimestre, por experimentar la desaceleración más intensa.

PREVISIONES

De cara al segundo trimestre del año, las Cámaras consideran que la situación "no cambiará". Tanto el consumo de los hogares como el sector constructor continuarán avanzando hacia tasas inferiores y el crecimiento más equilibrado de los dos últimos trimestres, en el que la inversión en equipo es el componente más dinámico, se mantendrá, según sus estimaciones.

La demanda externa estabilizará su aportación negativa al crecimiento por debajo del medio punto porcentual. En esta situación tendrá más peso la ralentización de las importaciones, porque la crisis de confianza que se ha instalado en los mercados internacionales, y su efecto sobre la economía real, podría repercutir negativamente en las ventas al exterior. Así, en un entorno como éste, es previsible que el empleo continúe dando síntomas de debilidad.

En cuanto a la zona euro, las Cámaras indican que aunque hasta ahora ha mantenido "un tono más o menos positivo" ante la crisis financiera internacional, "las conexiones con el sector financiero y comercial americano, las restricciones de liquidez y el aumento de la aversión al riesgo global, la elevada inflación de materias primas y los problemas del sector inmobiliario, comienzan a pasar factura a la economía de la zona euro". El impacto en la actividad ha comenzado a finales de 2007 y se extenderá durante este ejercicio y el siguiente con crecimientos por debajo del potencial de la zona euro, 1,4% y 1,2%, respectivamente.

La economía mundial registrará en 2008 una acusada ralentización, que se mantendrá hasta finales de 2009. Al contrario que en otros episodios de fuerte desaceleración, las economías avanzadas son el principal foco de la ralentización mientras que las economías en desarrollo y, especialmente, las emergentes de Asia, son las que mantendrán el crecimiento mundial en el 3,7% en 2008.

Enlaces recomendados: Premios Cine