Tribunales

El presidente de Samsung declara por segunda vez por presunta corrupción

11.04.2008 | 12:22

El presidente del grupo Samsung, Lee Kun-hee, compareció hoy por segunda vez en la oficina del fiscal independiente que investiga los presuntos delitos de soborno y otras irregularidades de los que se acusa al conglomerado empresarial surcoreano.

Lee, de 66 años, ya declaró hace una semana ante la justicia en calidad de acusado sobre su presunta implicación en este caso de corrupción, en el que habría facilitado la transferencia del control de la empresa a su hijo, Lee Jae-yong.

En concreto, el presidente de Samsung está acusado de haber creado fondos ilegales para sobornar a políticos, fiscales y jueces para ceder el control de la empresa a su hijo.

A diferencia de su primera comparecencia, cuando negó las acusaciones ante la prensa, hoy el presidente de Samsung no hizo ningún comentario a los periodistas congregados.

La semana pasada, Lee indicó irónicamente: "Nunca he pensado que (Samsung) sea un grupo criminal" y culpó a los periodistas de que se haya descrito el caso de esta forma.

Desde enero, Samsung está sometida a una investigación especial bajo sospecha de haber creado fondos ilegales por unos 210 millones de dólares.

La compañía niega las acusaciones, pero los investigadores del caso ya han llamado a declarar a Lee hijo, a la mujer del presidente y a otros altos directivos de la empresa, y han registrado la sede central de Samsung y la residencia personal del directivo.

Esta comparecencia del presidente de Samsung ante la justicia surcoreana se suma a la que hizo en 1995 cuando fue interrogado junto a otros empresarios surcoreanos por un supuesto caso de soborno a políticos.

El grupo Samsung representa más del 20 por ciento de las exportaciones totales surcoreanas y cuenta con una treintena de filiales, entre las que destacan Samsung Electronics, el mayor fabricante de chips del mundo, y Samsung Heavy Industries, el segundo mayor astillero.

Enlaces recomendados: Premios Cine