ÚLTIMA HORA
Los examinadores de tráfico desconvocan la huelga tras cinco meses de paros

Con la precaución por bandera

El Pontevedra visita El Plantío con el objetivo de refrendar su buen momento como local con su primera victoria a domicilio - El Burgos, llamado a estar arriba, es el colista de la categoría con un solitario punto

09.10.2016 | 05:49
Luisito realiza una indicación durante un entrenamiento en Príncipe Felipe. // Rafa Vázquez

Las estadísticas engañan. Y mucho más a principio de Pontevedra. Por eso el Pontevedra visita El Plantío con la precaución por bandera. El conjunto lerezano acude con la guardia elevada a tierras castellanas, sabedor de que enfrente tendrá a un conjunto sumido en depresión, pero con un potencial futbolístico enorme.

Luisito sabe que el conjunto burgalés todavía no ha logrado explotar lo mejor de sí mismo y por eso es consciente de que cualquier conato de euforia sobra. No conviene lanzar las campanas al vuelo por mucho que la escuadra pontevedresa acumule un pleno de triunfos en Pasarón. Mutilvera, Palencia, Izarra y Racing de Ferrol cayeron a orillas del Lérez, pero el bloque granate todavía no ha sido capaz de dar un paso adelante a domicilio.

De hecho, el Pontevedra acumula un punto de nueve posibles lejos de su casa. Tras lograr un empate muy positivo en Guijuelo el día del debut, las visitas a Santander y Vigo se saldaron con dos derrotas que no pueden ser calificadas como inmerecidas.

Por ello, la visita al colista de la categoría parece la mejor situación posible para revertir la dinámica a domicilio, pero nada más lejos de la realidad. Manix Madiola llegó hace diez días para sustituir a Paco Fernández al frente del banquillo burgalés y pese a que comenzó perdiendo 4-1 ante el Celta B, en la ciudad castellana y leonesa esperan una reacción. El conjunto local es último en la clasificación, con un punto de 21 posibles. Tan solo logró empatar en Guijuelo. El resto de encuentros los saldó con derrotas.

De momento, las cosas no han salido como se esperaban dentro de un club que, a sus problemas deportivos, une ahora los institucionales. Las cuentas que presentó la directiva a finales de septimebre no contaron con el apoyo de los socios y el presidente se ha visto obligado a convocar elecciones en busca de estabilidad.

De cara al choque de hoy, Mandiola no puede contar con Dani Gómez y Ramiro Mayor, lesionados. Son dos ausencias sensibles en una defensa que ha encajado 15 goles en siete partidos. Además, el centrocampista Cusi tampoco está disponible por sanción.

Sí podrán ser de la partida futbolistas de la talla Toni Lechuga, Jorge García, Prosi, Álvaro Antón, Diego Suárez, Adrián o Fito Miranda, máximo anotador del equipo con dos seis tantos que ha logrado anotar su equipo.

Mientras, Luisito dejó ayer en tierras pontevedresas a Portela, con molestias musculares, y a Jacobo Millán. Sí entraron en la lista Bonilla, Jacobo Trigo y David Añón, que fueron duda durante la semana. El resto de la convocatoria la completan Edu, Canedo, Adri, Capi, Bruno, Kevin, Álex Fernández, Gonzalo, Abel, Mouriño, Álex González, Miki, Mateu y Mario Barco.

Reforzado por su racha positiva, el Pontevedra buscará incidir en la crisis del Burgos en un campo donde el curso pasado sacó un milagroso empate.

Ahora, el objetivo es vencer para lograr el primer triunfo fuera y, de paso, encaramarse ya a los puestos de play off de ascenso con los que sueña la ciudad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine