Optimismo tras los primeros ensayos

La configuración de la plantilla da lugar a versatilidad de sistemas y estilos de juegos - El equipo sigue manteniendo su característica rocosidad defensiva - Wadir Costa demostró condiciones para el ataque

02.08.2016 | 04:31
Wadir Costa durante un entrenamiento que el equipo realizó en A Seca. // G. Santos

No se han ganado ninguno de los dos primeros test de pretemporada, sin embargo la pretemporada no va de resultados, sino de sensaciones. Ahí el Pontevedra sí ha ganado en virtud de los que se pudo ver sobre todo el pasado domingo en Pasarón ante un rival más rodado como el Valladolid.

Los granates plantaron cara y jugaron de tu a tu ante un equipo que, al igual que el Pontevedra, se encuentra todavía en construcción debido a las numerosas piezas nuevas que han llegado este verano. Pese a la derrota el equipo dejó señas de crecimiento, demostró que mantiene sus señas de fortaleza defensiva y muchos de los refuerzos han empezado ya a brillar y a demostrar el motivo por el que la dirección deportiva y el cuerpo técnico han confiado en ellos para mejorar las prestaciones de la pasada temporada.

El lateral izquierdo Bonilla y el extremo diestro Íker Alegre fueron los primeros en lucirse ante la afición granate. El primero con profundidad y buen centro y el segundo tirando de un buen repertorio de descaro, profundidad y atrevimiento. También tuvo su oportunidad de lucirse el guardameta Santi Canedo quien, en un partido con poco trabajo, estuvo impecable en la única intervención que realizó al final de los 90 minutos.

Todavía sin poder sacar conclusiones claras en lo que a la delantera se refiere al no disponer la plantilla de una referencia ofensiva clara, sí se apreció la versatilidad que tiene el plantel en cuanto a las diferentes posiciones que pueden ocupar los jugadores en el terreno de juego y la posibilidad, por lo tanto, de alternar los sistemas de juego según el rival y el devenir del choque. Este vació en el lugar del ariete lo está intentando aprovechar el jugador angoleño llegado para integrar las filas del filial, Wadir Costa, quien en sus dos primeras oportunidades demostró albergar buenas condiciones que pueden ser muy útiles para el equipo en cuanto adquiera el rigor táctico que todavía le hace falta.

En estos dos partidos Luisito probó con sus esquemas ya conocidos y utilizados anteriormente de 4-2-3-1 y 4-3-3 y jugadores como Añón o Jacobo Trigo demostraron defenderse bien en diferentes posiciones, motivo por el cual el Pontevedra decidió contar con sus servicios.

En el caso del defensor que llegó procedente del Logroñés, por salida de balón y recorrido se presenta como un más que digno relevo de Kevin Presa en el caso de que finalmente salga traspasado y su trabajo como zaguero también le proporciona al equipo la posibilidad de tener un central con buen manejo del cuero que permita salir con el balón jugado desde atrás.

El próximo test del equipo será mañana en el Campo Novo San Pedro ante el Villalonga a partir de las 20.30 horas. Los celestes son un equipo diferente al que golearon los de Luisito hace un año y que militaba en Preferente Sur. Hoy son más equipo y han dado ya el salto a Tercera por lo que serán un buen sparring para poner en práctica lo aprendido estas semanas y buscar el primer triunfo de la pretemporada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine