El Pontevedra paga la falta de acierto

Los granates reclamaron un posible penalti en el minuto 58 por mano de Aitor Núñez que podría haber sido decisivo en el encuentro - Los granates encerraron a la Cultural con la entrada de Mouriño y de Bello

08.05.2016 | 05:54
Jandrín se prepara para lanzar un centro. // Área 11

No pudo llevarse la victoria el Pontevedra en su visita a tierras leonesas para asaltar el quinto puesto clasificatorio que, de momento, sigue perteneciendo a los blanquillos. Hicieron un partido muy completo los de Luisito, de menos a más, jugando al principio con demasiadas precauciones ante una Cultural más agresiva en la presión pero sin ideas a la hora de hacer daño. La segunda parte, el cuadro granate decidió romper sus ataduras y jugar en campo rival. Acertó de pleno con los cambios Luisito para dotar a los suyos de mayor profundidad con Mouriño y Bello, protagonistas de las principales acciones de ataque en los minutos finales, pero que se quedaron sin premio.

Empezó el partido con un ritmo demasiado lento, entre dos equipos que se mostraban mucho respeto, sabedores del potencial en ataque para desequilibrar en cualquiera de los dos bandos. Tuvo ocasión Aketxe de estrenar el marcador bordeando el ecuador del primer tiempo. Lo hizo el delantero vasco con un remate potente, desde media distancia, que atrapó con seguridad Company para evitar males mayores.

Una nueva tentativa de los de Juan Ferrando llegó por la banda de el ex futbolista del Racing de Ferrol Marcos Álvarez quien presentó una fantástica bola en profundidad a la que no llegó el catarí Almoez para firmar el primer tanto en el marcador.

El once granate sólo se sacaba la presión a través de la velocidad en banda de Jandrín, muy activo el asturiano. En uno de los contragolpes visitantes, el propio Jandrín apuró la línea de cal con un autopase que obligó a Víctor a detener el juego con la pertinente amarilla.

Antes de que el colegiado decretase el descanso, volvió a la carga el Pontevedra, esta vez presentándose sobre el área leonesa donde Cristóbal mostró valentía y velocidad sacando una bola que tenía mucho peligro sobre la portería blanquilla.

La segunda parte arrancó con una tónica muy similar a los primeros cuarenta y cinco minutos. Mandaba la Cultural, generando ocasiones de gol a través de las llegadas de Aketxe. El vasco volvió a probar fortuna con un remate demasiado alto. Volvía sobre las inmediaciones de Company el andaluz Cristóbal para tratar de poner el primero, una vez más sin acierto de cara a gol. No daba buenas sensaciones el conjunto de Luisito, muy endeble en la presión y sin consistencia en la medular.

No acababan ahí las malas noticias para los granates ya que Kevin debía irse a vestuarios antes de tiempo por lesión. Pocos minutos después, era Mouriño quien entraba para dotar a sus compañeros de más profundidad y habilidad en ataque. A la entrada del habilidoso mediapunta se le uniría la de Bello, transformando al equipo.

La polémica del partido llegaba en el minuto 58 cuando Verdú pone un centro que corta con la mano dentro del área Aitor Núñez. El árbitro dejó seguir, ignorando las protestas del propio Verdú y de Hugo como jugadores más cercanos, reclamando penalti. Buscaba salir por bandas el Pontevedra, sorteando el entramado defensivo tejido por Juan Ferrando en la Cultural, con un medio del campo muy potente y unas bandas menos activas. Así fue como Juan rompió la banda con una acción individual que no pudo frenar Almoez. Sin embargo, a la hora de ejecutar sobre la portería de Palatsí, los granates no mostraban eficacia, algo que acabarían pagando Hugo y posteriormente Borjas. No tiró bien el fuera de juego la defensa culturalista y Borjas Martín se plantó, sólo en el mano a mano, ante un Palatsí que realizó la intervención de la tarde.

Crecían los de Luisito conforme pasaban los minutos de juego, mucho más metidos en el partido, adelantando líneas y buscando una presión alta que hacía mucho daño a la salida de balón culturalista. Una vez más, el propio Antonio Bello, revulsivo en la parte final del encuentro, era quien ponía el susto en las gradas leonesas sin poder perforar la portería de Palatsí en otro mano a mano. El cancerbero valenciano fue un candado y se mostró muy seguro para dejar su casillero a cero.

Los últimos minutos ambos conjuntos decidieron dar un paso atrás, lo hicieron para asegurar un empate que daba cumplida cuenta de un partido con diferentes fases y dominio muy alterno. Entre lo positivo, las buenas sensaciones con que acabó el conjunto de Luisito frente a una Cultural que se presentaba en un momento alto tras una pésima segunda vuelta liguera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine