El Pontevedra rompe con el gafe en casa

Campillo, en el día de su cumpleaños y fallecimiento de su abuela, consiguió el gol de la que es la primera victoria de los granates en Pasarón desde el 20 de diciembre El Arandina solo probó a Edu en una ocasión

14.03.2016 | 04:03
Gonzalo, en su regreso a Pasarón, trata de robarle el balón a Álex Fernández. // Rafa Vázquez

El Pontevedra sumó ayer la primera victoria en Pasarón del 2016, rompiendo una racha negativa que duraba desde el pasado 20 de diciembre. Lo hizo ante un Arandina que apenas intimidó la portería de Edu en un partido en el que tampoco se vio la mejor versión de los de Luisito. Los tres puntos les permite a los granates continuar con la persecución del Tudelano (cuarto en la tabla) del que continúa a seis puntos tras haber ganado su respectivo choque ante el Celta B.

Saltaba el Pontevedra en el campo con el regreso al once inicial de Edu, por la lesión de Company, y Jandrín, que relegaba a Bello al centro de la medular. El planteamiento del partido estaba claro desde el comienzo: los de Luisito tenían que tratar bien el balón ante un Arandina que renunciaba a la posesión y que acumulaba una línea de cinco defensas y un pivote y dispuesto a esperar sus oportunidades parar tratar de romper el partido con una contra con su "9", Pau Franch, el cuarto máximo goleador de la liga.

Los de Luisito se afanaban en los primeros minutos en madurar jugadas, pero no encontraban su sitio en el campo. En pocos pases, los granates demostraban capacidad para desbordar a los rivales y superar las líneas de presión, pero la falta de precisión en los pases penalizaría a los granates en todo el encuentro, con muchas pérdidas de balón. A pesar de ello, llegaba fácil el Pontevedra, pero fallaba el último pase. La primera ocasión llegaba en el minuto 12, con un balón que enviaba Bello a Jandrín que dentro del área le pegó mal, saliéndose por encima del larguero.

Pasaban los minutos y el Pontevedra no solucionaba sus problemas de imprecisión en los pases ante un rival que tejía una prácticamente una línea de 6 por detrás, para tratar de robar el balón y sorprender las espaldas de los granates. A pesar de todo, en cuanto los de Luisito lograban combinar, el equipo llegaba con peligro al área rival. En el minuto 29, Álex veía el desmarque de Jandrín en la frontal del área, para cederle un balón que remataría mal Borjas. De nuevo Álex rozaría el gol con un remate de cabeza de un lanzamiento de falta lateral de Verdú en el minuto 31 que se fue fuera por muy poco.

Conforme se acercaba el final de la primera parte, subía líneas el Arandina, sin crear demasiado peligro. Fue entonces en el minuto 40 cuando en una segunda jugada de un lanzamiento de córner, Jandrín consigue profundizar para lanzar un centro a media altura que se paseó por delante la portería sin que ningún defensa pudiese cortarlo hasta llegar a Campillo, que remataba a gol desde el segundo palo y libre de marca. Premio merecido para el equipo que puso más fútbol sobre el césped.

Tras el gol, llegaría el primer tiro entre los tres palos del Arandina, en el minuto 41 por mediación Carlos, pero Edu atajaba sin dificultados. Con un 1-0 merecido llegaba el partido al descanso, dando la sensación de que al Pontevedra le costaba sacar provecho de las ocasiones ofensivas (ocho córners a favor), pero que si anulaba a Pau Franch y no permitía al Arandina dar tres pases consecutivos tendría mucho a favor para quedarse los tres puntos.

Arrancaba el Arandina muy metido tras la reanudación. Al minuto forzaba un córner a favor y sin que los granates pudiesen despejar el balón, Carlos preparaba un fuerte tiro que se iría rozando el palo. Los granates se encontraban descolocados perdiendo los rechaces a favor de los burgaleses. A partir de los primeros diez minutos de la segunda parte, la posesión de balón volvería a los pies de los granates. En el minuto 56, Hugo lograría un gran centro desde la banda izquierda que no llegarían a rematar ni Borjas ni Jandrín en el área pequeña por muy poco.

Trataba de cerrar el partido el Pontevedra con una acción de Hugo que tras una gran carrera trataba de centrar el balón a Borjas, que llegaba solo en el segundo palo, pero el balón se iba muy cerrado directo a fuera. En los últimos minutos acabaría encerrado el Pontevedra atrás, aunque sin sufrir demasiado, penalizaba el cambio de sistema por tres centrales tras la salida de Hugo. Lo intentaría el Arandina con balones en largo tratando de aprovechar la ventaja en los centímetros, pero el marcador no se movería gracias al trabajo defensivo de la zaga granate.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine