Sin acuerdo en el juicio con Abelleira

El Pontevedra rechaza abonar los 141.000 euros que reclama el excoordinador de la base al considerar que no estaba ya vinculado con el primer equipo - El club acudirá a la vía penal para señalar la invalidez del reconocimiento de deuda

12.02.2016 | 15:24
Lupe Murillo y Milo Abelleira, sentados durante el juicio en la vista de ayer, con el consejero Pablo Galván (de pie). // Rafa Vázquez

El titular del juzgado de lo Social número 3 de la Audiencia Provincial dejó visto para sentencia el juicio abierto entre el Pontevedra y el excoordinador de la base del club, Milo Abelleira, tras su demanda por el despido improcedente presentada por el que fuera entrenador del primer equipo y del filial en diferentes fases. En la vista no solo no hubo entendimiento entre las dos partes para abonar los más de 141.000 euros que le reclama Abelleira al Pontevedra, sino que desde el club ya adelantaron que tienen previsto llevar el caso por la vía penal por la validez o no de un reconocimiento de deuda firmado por el demandante y el expresidente de la entidad, José Manuel Fernández, en julio de 2014.

"Estamos en estos momentos muy muy separados". De esta forma se refería el abogado del Pontevedra, Andrés Malvar, a la pregunta de la jueza de si existía algún tipo de acuerdo entre ambas partes antes de la celebración de la vista por la reclamación de diversas cantidades por parte del extécnico. Tanto fue así, que el juicio de ayer se alargó durante más de dos horas y media. Se trataba de la segunda sesión del caso, luego de que el pasado 9 de noviembre la parte demandante consiguiese que desde el Pontevedra reconociesen que hubo despido improcedente de Abelleira por la que ya se acordó en su momento una indemnización cuya cantidad no trascendió al existir un acuerdo de confidencialidad.

En total Abelleira reclama ahora al Pontevedra más de 141.000 euros en virtud de pagos atrasados presuntamente reconocidos procedentes del contrato que tuvo el entonces director deportivo entre verano de 2013 y junio de 2014 (y desde este hasta su nuevo despido en mayo de 2015), así como diferentes suplementos devenidos de ese contrato, entre los que están una ayuda de 600 euros al transporte, el 10% de la taquilla si el club se clasifica para la fase de ascenso y el 15% si se logra ese ascenso. Además, la defensa también solicita el 10% de los 20.000 euros (10.000 por año) de los derechos televisivos del Pontevedra de las dos últimas temporadas, en concepto de retrasos. Diversas fuentes estiman que la cantidad reclamada entre las dos vistas se sitúan en total cerca de los 200.000 euros.

Además de los principales implicados, como Milo Abelleira o la actual presidenta granate, Lupe Murillo, el exentrenador propuso como testigos José Manuel Fernández, al actual capitán del equipo, Adrián Gómez, y al perito, Javier Pereira, mientras que por el Pontevedra acudió también el consejero, Enrique Mariño.

Deuda

Uno de los puntos en los que se centró el juicio por su desencuentro entre las dos partes fue el reconocmiento de deuda con Abelleira firmado por Fernández una semana antes de dejar el cargo. La parte demandante da validez a este documento, que el propio expresidente de la entidad confirmó en el juicio tras ser cuestionado por la abogada de la acusación, Beatriz Lago. La letrada defiende la vigencia del documento y que "no debe ser prescrito".

La cifra que reclama Abelleira no solo se trata de una cantidad que desde el club no están dispuestos a asumir, sino que además no están de acuerdo con las causas que ponen de manifiesto la parte demandante, como es que el excoordinador de la base tuviese en su última temporada vinculación con el puesto de director deportivo o con el primer equipo o el propio reconocimiento de deuda.

"Es una cuestión que deberá tratarse en otro tipo de foros", señalaba Malvar en sus conclusiones del juicio respecto al presunto reconocimiento de deuda, señalando la intención por parte del club de llevar la cuestión por vía penal, en la cual podrían estar implicados Abelleira y Fernández. Y es que el club no le coinciden las fechas para demostrar la validez de este documento.

A este respecto, la defensa llamó al consejero Enrique Mariño a testificar, quien recordó que en las fechas en las que se firmó ese reconocimiento de deuda entre Abelleira y Fernández, el club estaba regidor por un consejo mancomunado formado por el actual expresidente, el consejero Manuel Ruibal y el propio Mariño. Así, recordó que el acuerdo por aquel entonces de la junta directiva era que las decisiones se deberían tomar por al menos dos de los tres consejeros mancomunados, como no ocurre así con este reconocimiento de deuda.

Dirección deportiva

En la conclusión de la vista, Malvar destacó "numerosas irregularidades" que se produjeron en cuanto al contrato como en la aportación de las pruebas. Así, otro de los puntos determinantes para la defensa fue la situación laboral de Abelleira. Desde la defensa mantienen que ya no tendría derecho a las primas relacionadas con el primer equipo, al ocupar en el cargo de coordinador de base desde el 2 de agosto de 2014, luego de que fuera despedido el 30 de junio, como recordó en su testimonio durante el juicio Murillo.

En su declaración, Abelleira señaló que durante el mes de julio sí habría ejercido el cargo de dirección deportiva. Aunque aclara que para entonces ya no negocia con los jugadores, pero sí ofreció al club un informe sobre jugadores, coincidiendo todos ellos salvo un futbolista con los fichajes realizados durante se verano.

Previamente, Murillo había negado los hechos, afirmando que Abelleira en julio "no venía por el club" y que ese mes lo dedicó a realizar los fichajes junto a Roberto Feáns. Así, aseguró que el contrato de Abelleira del 2 de agosto, y que el demandante niega haber firmado, incluye un salario de 2.000 euros brutos al mes por ser únicamente responsable de la cantera, sin la ayuda por transporte y sin apuntar vinculación de ningún tipo con el primer club.

La acusación llamó a declarar al capitán y lateral derecho, Adrián Gómez, para ser cuestionado sobre el trabajo de Abelleira ese mes de julio clave en la dirección deportiva para el diseño del equipo. "Creo que en julio de 2014 estuvo Milo", señaló aunque a preguntas de Malvar no pudo definir si "había pasado por el entrenamiento o estaba trabajando", ni si acudió para negociar un contrato propio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine