Mouriño decide en el descuento

El Pontevedra consigue una agónica victoria ante un rocoso Peña Sport con un gol de falta directa tras la expulsión de Campillo -- Los navarros fallaron un penalti y llegaron a empatar jugando en inferioridad

09.11.2015 | 03:21
Jacobo defiende un balón ante un jugador del Peña Sport. // Área 11

Valiosa y agónica victoria la conseguida por el Pontevedra en el feudo de la Peña Sport, donde el colista de la clasificatoria peleó bien cara su suerte y estuvo cerca de sumar algo positivo en un partido alocado y sin control que bien pudo tener cualquier resultado de los posibles. El Pontevedra perdió la iniciativa en los momentos decisivos, se quedó en inferioridad en el tramo final y se encomendó a la calidad de Mouriño, autor de los dos tantos, y a la falta de pegada de un Peña Sport que incluso desperdició un penalti.

El partido comenzó con los de Tafalla tratando de imponer un ritmo alto de juego y con la idea de hacerse con el control del esférico en la zona ancha del terreno de juego. Enfrente, el Pontevedra no arriesgaba y agotaba los primeros minutos en desplegar su sistema táctico y no dar opciones a su rival. El colista de grupo se empleaba con generoso desgaste físico pero no era suficiente para tener el dominio del partido. Sin embargo, el primer acercamiento importan llegó de la mano de los granates por mediación de Álex aunque la primera ocasión clara sería poco después para Borjas en una buena acción individual que no encontró rematador.

En el minuto diez llegaba la respuesta local en un error de Edu Sousa que propició el remate de Toni desde la frontal. La jugada animó a los navarros, que en los siguientes minutos dominaron de manera territorial y pisaron área rival en varias acciones a pelota parada. Sin verse un buen fútbol ni ocasiones claras el choque se ponía exigente para los de Luisito debido a los recursos de estrategia del Peña Sporto, que generaba inquietud hasta en los saques de banda.

A partir del ecuador de la primera parte el choque resultó algo menos embarullado y ambos onces trataron mejor al balón y por primera vez la circulación de pelota fue más efectiva y vertical, aunque las ocasiones de verdadero peligro seguían sin producirse y el cuero nunca llegaba franco a las áreas, donde las defensas mandaban claramente. Pero los dos tenían ambición y sin el control de nadie con el paso de los minutos el choque amenazó con convertirse en un ida y vuelta que la grada disfrutaba y que los dos técnicos, el local David Ruiz y Luisito, rápidamente intentaron frenar. En el tramo final el Peña Sport apretó con todo y a uno del descanso gozó de la mejor de toda la primera, una jugada en la que Edu Sousa tuvo que salir a la frontal para despejar de puños y que Barace finalizó con un remate de cabeza que se marchó por encima del travesaño. En la siguiente acción, llegaba la rápida respuesta de los granates con un gran pase a Borjas, que tras un buen control orientado a la media vuelta se plantó solo ante el portero local, pero el pichichi del equipo no estuvo afortunado en la definición y la vaselina se le fue muy alta.

Más posesión en el medio

Nada más comenzar la segunda el técnico gallego introdujo a Anxo por Jandrín y en la primera pelota que tocó sacó un buen pase que Borjas no pudo rematar por muy poco. El Pontevedra dejaba claro que por ambición no quedaría y sus líneas dieron un par de pasos hacia adelante en busca del marco rival. Con el cambio técnico en el que Mouriño pasaba a ocupar una posición más centrada en el campo, los granates ganaron consistencia en el medio y pronto sus acercamientos se hicieron más constantes.

Así, antes de cumplirse el cuarto de hora se adelantaba en el marcador con un gran remate de Mouriño desde la frontal tras un buen centro desde la banda derecha. El tanto no arrugó a la Peña Sport, que en poco más de un minuto provocó una peligrosa falta sin consecuencias y un más que dudoso penalti por supuesto derribo de Adrián sobre Manjón que el especialista local Itu estrelló en uno de los palos.

La acción alocó el encuentro. Dos minutos después la Peña pudo encajar el segundo tras un mortal centro de Mouriño raseado que el local Itu despejó a la esquina pero tras tocar antes en su propia cruceta, y en la siguiente acción fue el Pontevedra quien rozó el gol pero falló en la definición. De ahí al final el descontrol volvió a marcar el juego, más aún cuando en el tramo final el visitante Campillo era expulsado al ver su segunda cartulina amarilla.

La Peña se lanzó sin reparos al ataque y a cuatro para la conclusión conseguiría la igualada tras un saque de banda donde Goñi la manda a la cocina e Imanol remata completamente solo a la red con un buen disparo cruzado. Todo parecía acabado, pero los diez del Pontevedra no lo creyeron así y al poco, en una peligrosa falta en la frontal, el especialista Mouriño la clavó perfecto a la red. Al poco, en una contra tras un córner, Anxo tendría la sentencia en un mano a mano en el que no estuvo afortunado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine