Kevin Presa, de ser una joven promesa a titular indiscutible

El canterano granate está brillando como nadie este año en su debut en Segunda B - El mediocentro es el jugador con más minutos de la plantilla esta temporada

03.11.2015 | 04:34
Kevin Presa aguanta el balón ante la presión de Álex Fernández, durante un entrenamiento esta temporada. // Gustavo Santos

Si hay un jugador que esté contando con la confianza de Luisito esta temporada ese es el canterano Kevin Presa. El mediocentro es en estos momentos el jugador con más minutos desde que comenzó la temporada al ser el único que sobrepasa la barrera de los 1.000 minutos teniendo en cuenta sus once titularidades sin sustitución en liga y el partido de Copa del Rey en Guijuelo.

Kevin Presa dio el salto al primer equipo en la temporada 2013-2014 de la mano de Manu Fernández, quien al pasar desde el banquillo de filial al de los mayores, decidió llevarse con él a los jugadores que mayor rendimiento le estaban dando en el Pontevedra B.

Apenas 16 partidos en A Xunqueira con el equipo de Preferente le sirvieron para hacer la transición desde el juvenil de División de Honor hacia las exigencias de un equipo de Tercera con el ambicioso objetivo del ascenso. En esa temporada ya dispuso de minutos de calidad y titularidades relevantes en el play-off de ascenso contra rivales como Portugalete, Granadilla y Puertollano.

El curso 2014-2015 fue el de la consagración de un centrocampista que a medida que iban pasando las jornadas fue dejando atrás la vitola de promesa para convertirse en una realidad. Con 40 partidos disputados de 44 posibles (36 de ellos como titular), los minutos le sirvieron para madurar como futbolistas y a su seriedad y trabajo como pulmón del equipo le sumó también una mayor llegada, por lo que pudo inaugurar su cuenta goleadora en Tercera División con dos goles en liga y un importante segundo gol al Haro en el partido del ascenso que hizo soñar a un abarrotado estadio municipal de Pasarón.

Debut en Segunda B

Tras un único año íntegro en Tercera el futbolista hizo, al igual que muchos de sus compañeros, su debut en Segunda B esta temporada una categoría en la que parece llevar jugando toda la vida.

Su rendimiento como ancla del equipo no ha cambiado un ápice y a su margen de mejora todavía no se le conocen límites ya que, por juventud, es todavía un jugador que comete errores como la pérdida del balón en el centro del campo que hizo que el Pontevedra perdiese el sábado el choque ante el Logroñés.

Lo que está claro es que el futbolista es en estos momentos, junto a Edu, uno de los máximos exponentes de la cantera pontevedresa y, de continuar en esta linea de progresión, será cuestión de tiempo que los equipos de categoría superior comiencen a preguntar por él.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine