Pontevedra y Compostela, sin pólvora

Granates y santiagueses hacen agua en un partido en el que ninguno de los dos equipos propuso ideas en ataque - El delantero Pablo Carnero volvió a ser expulsado con roja directa por un codazo en un salto

21.09.2015 | 09:13
Un momento del encuentro // G. Santos

El Pontevedra y el Compostela demostraron ayer en Pasarón que están faltos de gol y de ideas en ataque ofreciendo un encuentro en el que las pocas ocasiones que se vieron fueron en los primeros 45 minutos y en el que el meta local Edu, evitó males mayores para los granates al realizar dos meritorias paradas por una única intervención destacada de su oponente en la portería contraria.

Luisito introdujo un once con pocos cambios con respecto a los jugadores que perdieron por la mínima la jornada pasada en Villaviciosa. Únicamente Queijeiro, aquejado con problemas durante esta semana, se cayó del equipo y de la convocatoria dando la alternativa en la banda izquierda a Anxo, quien llevaba dos encuentros seguidos ofreciendo muy buen nivel saliendo desde el banquillo.

Antes del comienzo del partido, la Asociación de Equipos de Fútbol Galegos le hizo entrega al Pontevedra del trofeo por el ascenso a Segunda División B de la mano de su presidente

El choque comenzó con el Compostela más metido en el partido y fruto de ello llegó la primera ocasión a los cuatro minutos con una buena jugada de Dani Hernández, la novedad en el once compostelano, a la que Edu respondió de manera providencial al detener su disparo desde la frontal. A los granates les costó entrar en el encuentro y el Compostela tuvo otra clara ocasión mediada la primera mitad en un contragolpe que volvió a hacer que el guardameta del Pontevedra tuviese que aplicarse a fondo.

Tras estos dos avisos visitantes, las fuerzas se igualaron sobre el césped y el cuadro que entrena Luisito comenzó a proponer su fútbol y a hacerse dueño del balón, intentando acercarse a la meta que defendía Pato Guillén tanto por las bandas, ayer más profundas con la presencia de Anxo y Jandrín, como por el centro. Pero los pupilos de Iñaki Alonso, conocedores de las carencias y virtudes de los granates, mostraron un buen nivel defensivo durante los primeros 45 minutos consiguiendo dejar sin ideas a los atacantes granates cada vez que se acercaban a las inmediaciones de su área, además de no dudar en frenar el juego con faltas cada vez que los lerezanos pisaban campo rival para detener la fluidez en su juego.

Pese a todo, el Pontevedra se marchó al descanso con dos ocasiones para tratar de romper el empate. La primera con un disparo de falta de Verdú que se marchó desviado por poco y la segunda tras una buena jugada con posterior remate cruzado de Kevin dentro del área al que Pato contestó con grandes reflejos en la que fue la ocasión más clara de los de Luisito en todo el encuentro.

Anodina segunda mitad

La segunda mitad fue menos vistosa que los primeros 45 minutos, con menos ocasiones por parte de los dos equipos y el Compostelano ejerciendo bien la presión sobre los jugadores locales para desarticular sus intentonas ofensivas.

Los dos entrenadores agotaron muy pronto los cambios buscando desatascar un encuentro que se había estancado por momentos. Luisito dio paso a Tomás, Carnero y Tubo para cambiar casi por completo su línea ofensiva en busca de frescura y nuevas ideas pero a los granates les costó mucho pisar área rival y sólo Tomás cerca del final pudo probar puntería con un disparo cruzado desde dentro del área que se fue por encima de la portería compostelana.

A cinco minutos del final Pablo Carnero volvió a ver otra tarjeta roja directa por una jugada absurda en la que golpeó con el codo a un jugador rival en el salto, de la misma forma que ocurrió en la segunda jornada en Cáceres.

Este resultado deja a los granates con cuatro puntos antes de enfrentarse al primer "tourmalet" del curso con las salidas a Ferrol y Santander y la visita del Coruxo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine