Los aficionados que denunció Mauricio Rodríguez por amenazas quedan absueltos

ä El buen juego provoca la euforia en las gradas tras una irregular temporada del conjunto granate ä El claro triunfo ante el Atlético Granadilla hace que la entidad comience a preparar la definitiva eliminatoria

03.06.2014 | 01:46
Fran Fandiño celebra el segundo gol de los granates en Pasarón.

Ninguno de los ocho aficionados que fueron denunciados por el expresidente Mauricio Rodríguez con motivo de las supuestas amenazas que había recibido al final del partido jugado el 5 de mayo en el campo de San Pedro entre el Villalonga y el Pontevedra quedaron absueltos por la Jueza de Paz de Sanxenxo.

El pasado 13 de noviembre se había celebrado la vista judicial, y en ese momento, el dirigente ya retiró la acusación sobre cuatro de ellos al entender que no serían castigados, ya que no pudo demostrar que habían sido ellos los que le habían amenazado.

En dicha comparencia, el abogado de Mauricio Rodríguez había presentado un testigo, pero la jueza entiende que les une una relación de amistad, por lo que su testimonio podría no ser parcial.

Además de las amenazas, el exdirigente había manifestado que la habían aporreado el coche en varias ocasiones y que tuvo que solicitar la ayuda de la Policía Local, aunque esta no se presentó en el momento, por lo que fueron otras las personas que le ayudaron a abandonar el recinto deportivo de Villalonga.

En lo que se refiere al proceso judicial en sí, ninguna de las dos partes tendrá que hacerse cargo de las costas, ya que han sido declaradas de oficio.

La afición del Pontevedra ya ve más cerca el ascenso de categoría tras el claro triunfo obtenido por el equipo ante un Atlético Granadilla que, a pesar de ser primero de su grupo, le dio muchas facilidades a los de Manu Fernández para dejar solventada la eliminatoria en el Estadio de Pasarón, ya que el domingo, los jugadores granates generaron más ocasiones de gol que en cualquier otro partido de liga.

El optimismo de los aficionados viene relacionado con la marcha del conjunto pontevedrés en las últimas jornadas, en la que lleva ocho jornadas consecutivas sin conocer la derrota, cinco en la competición liguera y tres en la fase de ascenso, lo que le permite tener la moral por todo lo alto.

La presencia de seis mil aficionados en el choque ante el Atlético Granadilla es el mejor síntoma de la buena comunión que existe en estos momentos entre la plantilla y los aficionados, que están dispuestos a hacer un nuevo esfuerzo por apoyar al equipo en la recta final de la temporada.

A pesar del largo desplazamiento, hay aficionados que están dispuestos a viajar a Tenerife, aunque todo va a depender de cuando se dispute el partido. Si es el sábado a las 16.00 horas, que es la hora que quiere poner el club local, no lo harán mucho, ya que tendrían que viajar el viernes y le supondría perderse un día de trabajo.

Hacía muchos meses que en Pontevedra no reinaba un ambiente de fútbol tan animoso como el domingo. Desde primer momento, la afición se volcó con la plantilla, y eso fue fundamental para darle confianza que no habían tenido quince días antes frente al Portugalete.

El comentario de la mayoría de los aficionados era el mismo, que acababan de presenciar el mejor encuentro de la temporada, a expensas de las facilidades que pueda dar el rival. De esa misma idea es el entrenador local al manifestar que "ha sido el mejor partido desde que me hice cargo de este barco", lo que refleja que existe mucha ilusión en el equipo por refrendar la eliminatoria en Tenerife y esperar lo que le depare el sorteo del lunes para conocer el rival de la última y decisiva eliminatoria, que puede hacer regresar al Pontevedra a Segunda División B.

Los dirigentes del club no dieron a conocer el número de entradas vendidas este domingo, pero lo que si se puede asegurar que el choque sirvió para que muchas personas que no habían retirado el abono ante el pésimo inicio de liga, han vuelto a Pasarón, aunque en esta ocasión pasando por la taquilla, como tuvieron que hacer los socios.

Lo más positivo del equipo que dirige Manu Fernández y que le puede valer para regresar a la categoría superior es que en lo que va de temporada, fue capaz de mantener en veintitrés encuentros la portería a cero, algo que apunta a superar esta eliminatoria, que quedó media resuelta en Pasarón, y a poder afrontar con garantías la siguiente, en donde estará en juego todo el trabajo de la temporada.

El Pontevedra se mantiene como uno de los equipos que menos recibió en la categoría, y eso hace que Edu esté situado como uno de los porteros más regulares de la competición, ya que no fue titular en los primeros encuentros de liga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine