Los granates sobreviven a la tempestad

Ni las sanciones ni las lesiones fueron capaces de evitar que el Pontevedra todavía tenga posibilidades de ser primero de grupo - La plantilla recuperó la ilusión tras alcanzar el segundo puesto a falta de tres jornadas

22.04.2014 | 02:36
Varios jugadores del Pontevedra en un entrenamiento en Pasarón. // Gustavo Santos

El Pontevedra cumplió con su primer cometido, que no era otro que llegar a las jornadas finales dependiendo de sí mismo para conseguir una plazas para disputar la fase de ascenso. Para llegar al segundo puesto los granates tuvieron que superar muchas zancadillas, como sucedió en el partido del domingo ante el Órdenes, en donde el técnico contó con las bajas de cinco futbolistas debido a sanciones y lesiones, pero además a nivel social, la plantilla pasó varios meses sin cobrar y en una situación que llegó a ser insostenible para algunos, como el caso de Candela, que se marchó a jugar a otro país.

Al cuadro pontevedrés le toca a partir de ahora superar la parte final, la más interesante del campeonato, pero a la vez la más difícil, ya que tendrá tres adversarios que buscan lograr sus objetivos. La primera prueba de fuego la tendrán que superar los granates en el campo de A Barraña, ante un Boiro que está en horas bajas, o así lo indican sus últimos resultados, lo que le llevó a perder el liderato.

En esa nueva final, el Pontevedra tendrá la oportunidad de confirmar si tiene opciones a luchar por el primer puesto, pues no hay que olvidar que en el siguiente choque en Pasarón tendrá como rival al Somozas, el conjunto más en forma de la categoría, líder, y que además cuenta con la ventaja de tres puntos, por lo que podría buscar un empate que le llegaría para seguir al frente de la tabla.

En caso de salir airosos de esas dos confrontaciones, a los granate todavía le queda por salvar un último eslabón, la visita a Dorneda. Se trata de un campo que siempre se le dio muy mal al equipo de la ciudad del Lérez, pero además puede darse la circunstancia de que los coruñeses se jueguen su último cartucho para salvar la categoría.

Lo más positivo del equipo que dirige Manu Fernández es la solidez defensiva que viene teniendo en la segunda vuelta, pues a excepción de las derrotas sufridas en Abegondo ante el Deportivo B (2-0) y Cerceda (3-1), en el resto solo encajó un tanto o ninguno, de ahí que sea el equipo menos goleado del grupo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine