´Aquí hubo obsesión por el ascenso y plantillas que fueron una ruina´

El candidato promete "transparencia", abaratar entradas y también la "modernización" de la entidad

21.03.2013 | 07:37
Jorge Pedrosa, ayer en las inmediaciones del puente de A Barca. // Rafa Vázquez
Jorge Pedrosa, ayer en las inmediaciones del puente de A Barca. // Rafa Vázquez

Jorge pedrosa - Exdirectivo que optará a presidir el Pontevedra

El exdirectivo del Pontevedra Jorge Pedrosa anuncia su intención de tomar las riendas del club. Lo hace con el propósito de apartar al club de una etapa de constante provisionalidad y promete transparencia. Aficionado granate desde la infancia, este economista de 50 años dice estar dispuesto a sacar a la entidad de su momento actual. Quiere más masa social y una estructura de gestión más moderna. No obstante, aclara que si finalmente Lupe Murillo diese el paso de asumir la presidencia, él se apartaría.

- ¿Qué le ha llevado a decidirse?

- Ya estuve 13 años en el club. Con ocho o nueve años viajaba con el equipo, iba a dormir de carabina con los jugadores... Llevo viviendo el Pontevedra cuarenta y pico de mis cincuenta años. Ahora veo una situación en la que el presidente dijo que iba a dimitir cuatro o cinco veces; también que había gente que iba a venir y que al final parece que no. Veo que la gente de la calle me anima y me he decidido. Pero, si aparece alguien... ¡Dios me libre! Yo quiero que se presente Lupe Murillo; le desearía todo lo mejor. Si no llega nadie y los accionistas mayoritarios confían en mí, aquí estoy.

- ¿Desde cuándo le ronda la cabeza la idea?

- A raíz de la comida que todos los años reúne a viejas glorias y directivos pues ya hablamos algo. Luego también en otro acto con antiguos jugadores el 1 de marzo, vi que tenía apoyos. Por ahí surgió todo.

- Como aficionado al Pontevedra y miembro de diversas directivas del club, ¿qué diagnóstico hace de la situación actual?

- Falta transparencia en la gestión económica y hay un absoluto descuido por la masa social. Hay 1.300 socios y solo van al campo 700. Si tenemos un campo de 12.000 personas habrá que conseguir llenarlo al menos hasta un 40 o 50 por ciento de su capacidad. ¿Cómo? Habrá que bajar los precios para ver si va más gente. Y tener una política agresiva en las redes sociales. Hay que modernizar el club y atender al abonado y al accionista. Creo que debería hacer, al menos, una tarde o un día al mes para que preguntan todo lo que quieran. Que haya transparencia. En la actual situación no la tiene.

- ¿Y del funcionamiento interno del Pontevedra?

- El club tiene que volver a una gestión de junta directiva. Cada uno debe tener su misión, de forma que haya quien se ocupe de la publicidad, otro de las cuentas y otro de los medios, poner poner un ejemplo. En Tercera División el club

- ¿Cree que ha pasado ya el peligro? Hace solos algunos meses se dudaba de su continuidad.

- Siempre he oído decir al presidente que cuando se fuese dejaría todos los asuntos pagados. Yo también se lo pido. En cuanto a la situación general, creo que tras la quita y espera pues la situación está tranquila en cuanto a plazos y cantidades. De todos modos, al salir de un proceso concursal entiendo que todo está en regla excepto el pago al personal.

- ¿Cómo se ha llegado hasta esta situación en la que el club ha tenido que pasar por un proceso concursal y ha requerido del soporte de las administraciones públicas?

- Cuando me llamaron en julio de 1997 para incorporarme a la directiva la deuda del club era de 580 millones de pesetas -3,5 millones de euros- y 14 valientes lo cogimos. Se hizo la transformación del club del club. Pero luego llegó la obsesión por el ascenso y una primera plantilla demasiado cara. Se hicieron plantillas muy caras sabiendo que si no se ascendía iba a ser una ruina. También hubo tres momentos deportivos de mala suerte terrorífica como el partido contra el Sevilla, con el Córdoba -en referencia a las eliminatoria perdidas en los play off de ascenso a Segunda División de 2006 y 2007, respectivamente- y el de Zaragoza -en alusión al partido de acceso a octavos de Copa del Rey de la temporada 2007-08-.

- ¿Se tomaron decisiones por encima de las posibilidades del Pontevedra? ¿Hubo aires de grandeza?

- El Pontevedra tuvo un error tremendo. El año del ascenso se montó una estructura de Segunda División que luego no se cambió con el descenso. Ése fue el problema más grande desde mi punto de vista. Se siguió con una estructura de Segunda, en cuanto jugadores o por el personal que se fichó, así como con un autobús personalizado. Fueron mil historias. Había que regresar a la realidad y no se volvió.

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine