Ganar es la única opción esta tarde

El Pontevedra se reinventa ante las cinco importantes bajas con las que recibe a un rival al alza como el Barbadás - El equipo, tras el triunfo del Deportivo B ayer, necesita una victoria para no alejarse del play off

17.03.2013 | 00:00
Varios jugadores del Pontevedra, durante una de las últimas sesiones de entrenamiento en el campo de Pasarón. // Rafa Vázquez
Varios jugadores del Pontevedra, durante una de las últimas sesiones de entrenamiento en el campo de Pasarón. // Rafa Vázquez

Pasarón mide esta tarde buena parte de las opción con las que el Pontevedra llegará al tramo final de la temporada. Después de dos jornadas consecutivas a domicilio, el equipo regresa ante su afición y lo hace contra un rival en racha y que ya se lo puso difícil en la primera vuelta. Ahora los granates saben que si no ganan pueden quedar psicológicamente tocados. Sobre todo después de la victoria de ayer del Deportivo B ante el Betanzos por 5-0 ya que, en el mejor de los casos, se quedarán a cuatro puntos del play off. La mayor de la atenciones, en cambio, radica en las numerosas bajas.

La última sesión de entrenamiento que realizó la plantilla confirmó los peores augurios de Milo Abelleira. Finalmente ha dejado fuera de la convocatoria a cinco de sus jugadores: Sestelo, Caco, Fran Fandiño, Tubo y Santi Domínguez. Una circunstancia que obliga a dar una vuelta al esquema inicial con el que los pontevedreses recibirán a los ourensanos. La lista de elegidos se ha tenido que completar con dos juveniles como son Pibe y Tomás.

Los dos contendientes llegan a la cita con trayectorias similares. El Barbadás de Jorge Regal suma siete jornadas consecutivas sin perder, mientras que los anfitriones tratarán de sumar la sexta. Sus dos últimas citas, en casa de dos rivales directos como Somozas y Celta B, las culminó con un empate y ahora buscan impulsarse de nuevo hacia la zona alta. Algo que resulta imprescindible después del triunfo del filial herculino, que se escapa y hace imposible que, al menos en esta jornada, los pontevedreses puedan entrar de nuevo en el cuarteto.

Pendiente de lo suyo más que de lo que puedan hacer los otros rivales por la zona alta, Abelleira parece descartar la opción de un tridente ofensivo, ya que "se perdería potencial del centro del campo". Así, salvo sorpresa, ubicará en la zona alta a Richi y Stefan, descartando que Javi Pazos se una a ellos dos desde el comienzo. "Sería muy arriesgado", ha indicado a lo largo de la semana.

Frente a este rival al alza, los de la ciudad del Lérez han puesto especial atención en las jugadas a balón parado, algo por donde los visitantes suelen hacer daño. De hecho, el Pontevedra ya lo sufrió en la primera vuelta, cuando cayó 2-0, y confía en haber aprendido la lección.

Enlaces recomendados: Premios Cine